El control cefálico, el porteo y la curiosidad en el primer trimestre de vida

preanudado-con-cuellito

¿Qué es el control cefálico? El control cefálico es una destreza básica para el desarrollo de nuestros bebés que se adquiere durante los tres primeros meses de vida. Cada bebé a su tiempo y sin necesidad de que realicemos ninguna estimulación en particular, siempre y cuando el desarrollo de nuestros hijos no se encuentre afectado por lesiones, patologías etc.

Para poder alcanzarlo, los músculos del cuello y la espalda deben encontrarse listos para sostener el peso de la cabeza; y, teniendo en cuenta que a esa edad la misma representa un tercio del peso total, claramente nos encontramos frente a una tarea ardua.

Durante los 9 meses de gestación uterina nuestros hijos vivieron en un medio líquido, sin el peso sobre los músculos que ejerce la fuerza de gravedad, con un repertorio limitado
de movimientos y encapullados en un patrón flexor generalizado (lo que llamamos posición fetal). Luego del parto, sus músculos comienzan a ejercitarse por el solo hecho de resistir sobre sí mismos la fuerza de gravedad ,por diferentes reflejos y reacciones que traemos al nacer, esto ya es una tarea grande que hace trabajar a nuestro cuerpo.

Al mismo tiempo, la visión no se encuentra completamente desarrollada. Sólo alcanza aproximadamente hasta el rostro de mamá al tomar la teta (unos 30 cm) y va desarrollándose lentamente. Pero durante todo este periodo, los ojos no se mueven independientemente de la cabeza, por ello giran su cuello cuando desean dirigir la mirada hacia un estímulo.

Conociendo toda esta información, entendemos por qué es tan importante utilizar con nuestros hijos recién nacidos portabebés que brinden un buen sostén cefálico. A pesar de que muchas veces creemos que esta destreza está alcanzada porque nuestro hijo sostiene de a ratos su cabeza, es muy importante entender que éste es un proceso gradual, que requiere de mucha fuerza física y sensorial de parte de nuestros hijos.

Cuando nos encontramos con un bebé curioso que desea hacer seguimiento visual de los estímulos del entorno, debemos pensar que esto no quiere decir que esté listo para afrontar el esfuerzo de sostener en forma independiente el peso de su cabeza por periodos largos. Por otro lado, cuando comienza a tirar su cabeza hacia atrás, arqueando su espalda, antes de suponer que está listo para dejar su cabeza libre, debemos revisar
algunos puntos tales como:

  • que no tenga pantalón con pie incluido (o cualquier ropa que genere tensión o presión en sus pies), en algunos casos este estímulo genera que el bebé comience a arquearse o estirar sus piernas (reflejo de marcha).
  • que el portabebe esté haciendo realmente un buen ajuste punto por punto, ya que
    pueden estar apareciendo reflejos por la sensación física de inseguridad (si tenés dudas sobre tu portabebé no dejes de escribirnos).
  • que no haya otras necesidades insatisfechas como hambre, pañal sucio, o necesidad de escuchar la voz de mamá / papá, etc.
  • que alguna parte del portabebé no esté molestando en la cabeza.

Si a pesar de controlar todos estos puntos, como mamá / papá sentís que tu hijo necesita
poder ampliar su campo visual y aún no ha adquirido el control cefálico, entonces podés brindarlo con tus manos, sosteniendo su zona cervical.

 

María Fernanda Iroume
Alumna de Crianza en Brazos Escuela de Porteo. Terapista Ocupacional. Estimuladora Temprana. Mamá de Azul, Franco y Fidel. Me desempeño en el área de Rehabilitación Física Pediátrica y Estimulación Temprana. Acompaño al niño y su familia en el proceso de mejorar su calidad de vida, fomentando la parentalidad intuitiva y la crianza respetuosa.

Bibliografía: Millani-Comparetti A. (1.963): Develop Med Child Neurol. 5:159-164.

Anuncios

Portabebes evolutivos: pros y contras

Día a día la información sobre porteo ergonómico crece y se enriquece. Y así como hay mucha información, también hay nuevos modelos de portabebés que se presentan como opción. Últimamente nos encontramos con preguntas acerca de los portabebés evolutivos que se encuentran en el mercado latinoamericano. La principal inquietud es si conviene o no usarlos en bebés recién nacidos.

Pero, antes que nada, ¿qué necesita un recién nacido o muy pequeño? El bebé pequeño necesita un portabebé que le brinde soporte a su cabeza y que acompañe su postura natural, ajustando “punto a punto” su cuerpo en desarrollo para evitar que su estructura ósea reciba peso para el cual aun no está preparada. En esta foto vemos con claridad cómo un fular ajusta el contorno del bebé a la perfección:

ajustepuntoapunto

¿Podemos lograr esto mismo con un portabebé evolutivo? La respuesta es sí, aunque no siempre. Los portabebés evolutivos no son todos iguales y, aunque parezcan muy sencillos de utilizar, hacer un buen uso de ellos requiere práctica y aprendizaje.

Algunos de ellos aclaran edad o peso mínimos para su uso, lo cual nos demuestra que, en realidad, muchas veces el tiempo de uso será mucho más corto del esperado. En esos casos es bueno analizar si vale la pena la inversión o es mejor esperar unos meses más y comprar una mochila estándar.

Vale la pena aclarar que aquellas mochilas que vienen con insertos y reductores no se consideran verdaderamente evolutivas.

Si bien hay portabebés óptimos para los bebés pequeños, como las bandoleras y los fulares, los evolutivos son una opción más para que las familias elijan y es por ello que decidimos compilar esta información de interés. Vamos a dividir los portabebés evolutivos en 3 grandes categorías.

Mochilas ajustables

mochi-con-tancas

Las mochilas ajustables cuentan con una estructura tradicional de mochila (panel de tela + tirantes y cinturón acolchados). La particularidad de estos modelos es que es posible achicar el panel a lo ancho y alto mediante cordones, tancas o accesorios similares. Por el diseño mismo del portabebé, no hay modo de ajustar el panel perfectamente sobre la espalda del bebé. De hecho, cuanto más pequeño sea y más necesitemos achicar el panel, más tela arrugada tendremos y menos ajuste tendrá. Es por esto que muchas de las marcas que ofrecen este tipo de mochilas especifican que deben usarse con bebés a partir de 3 meses (o 6 kilos). Consideramos que este tipo de evolutivo es el que menor ajuste provee a un bebé pequeño, sin importar el material o tejido con el cual esté confeccionado el panel.

Mei tai ajustable

mei-tais

Los mei tai son portabebés de tela que constan de un panel cuadrado del cual parten 4 tiras, 2 a modo de cinturón y 2 arriba, llamados tirantes. Los evolutivos se ajustan también mediante cordones y tancas (o sistemas similares). En este tipo de portabebés es mucho más sencillo lograr un mejor ajuste en bebés pequeños, por supuesto siempre que hablemos de bebés saludables y de peso regular. Como vimos en el apartado anterior, el fruncido puede ocasionar que el panel no de suficiente sujeción, es por esto que recomendamos utilizar los tirantes para tensar correctamente la tela sobre la espalda del bebé. Dentro de las distintas posibilidades, lograremos mejor tensión si el mei tai es de telas tejidas (sarga, jacquard) y tiene tirantes anchos (modelo conocido como mei tai chinado).

Mochila híbrida

emeiSuele llamarse mochila híbrida con fular a aquellas que poseen un panel de tela tejida ajustable mediante anillas. Este tipo de portabebé logra un excelente ajuste en la espalda y es el más recomendable de todos. Aun así, usarlo con un bebé muy pequeñito que aun no sostiene su cabeza no es tan sencillo. En mucha ocasiones los tirantes quedan demasiado cerca de la cara del bebé, por lo cual es importante aprender a utilizar este producto de manera correcta.

Plus

Los evolutivos también pueden ser una buena opción para bebés más grandes. Sabemos que no todos los bebés se desarrollan en los mismos tiempos. Podría pasar que el bebé ya tiene 6 meses pero aun no tiene demasiada movilidad propia. Otras veces el bebé ya se sienta o gatea pero es pequeño de tamaño y la mochila estándar le queda grande. Estos son buenos ejemplos en los cuales un evolutivo es una buena opción.

¡Los esperamos en nuestro grupo Crianza en Brazos (porteo ergonómico en español)!