Portabebes evolutivos: pros y contras

Día a día la información sobre porteo ergonómico crece y se enriquece. Y así como hay mucha información, también hay nuevos modelos de portabebés que se presentan como opción. Últimamente nos encontramos con preguntas acerca de los portabebés evolutivos que se encuentran en el mercado latinoamericano. La principal inquietud es si conviene o no usarlos en bebés recién nacidos.

Pero, antes que nada, ¿qué necesita un recién nacido o muy pequeño? El bebé pequeño necesita un portabebé que le brinde soporte a su cabeza y que acompañe su postura natural, ajustando “punto a punto” su cuerpo en desarrollo para evitar que su estructura ósea reciba peso para el cual aun no está preparada. En esta foto vemos con claridad cómo un fular ajusta el contorno del bebé a la perfección:

ajustepuntoapunto

¿Podemos lograr esto mismo con un portabebé evolutivo? La respuesta es sí, aunque no siempre. Los portabebés evolutivos no son todos iguales y, aunque parezcan muy sencillos de utilizar, hacer un buen uso de ellos requiere práctica y aprendizaje.

Algunos de ellos aclaran edad o peso mínimos para su uso, lo cual nos demuestra que, en realidad, muchas veces el tiempo de uso será mucho más corto del esperado. En esos casos es bueno analizar si vale la pena la inversión o es mejor esperar unos meses más y comprar una mochila estándar.

Vale la pena aclarar que aquellas mochilas que vienen con insertos y reductores no se consideran verdaderamente evolutivas.

Si bien hay portabebés óptimos para los bebés pequeños, como las bandoleras y los fulares, los evolutivos son una opción más para que las familias elijan y es por ello que decidimos compilar esta información de interés. Vamos a dividir los portabebés evolutivos en 3 grandes categorías.

Mochilas ajustables

mochi-con-tancas

Las mochilas ajustables cuentan con una estructura tradicional de mochila (panel de tela + tirantes y cinturón acolchados). La particularidad de estos modelos es que es posible achicar el panel a lo ancho y alto mediante cordones, tancas o accesorios similares. Por el diseño mismo del portabebé, no hay modo de ajustar el panel perfectamente sobre la espalda del bebé. De hecho, cuanto más pequeño sea y más necesitemos achicar el panel, más tela arrugada tendremos y menos ajuste tendrá. Es por esto que muchas de las marcas que ofrecen este tipo de mochilas especifican que deben usarse con bebés a partir de 3 meses (o 6 kilos). Consideramos que este tipo de evolutivo es el que menor ajuste provee a un bebé pequeño, sin importar el material o tejido con el cual esté confeccionado el panel.

Bei dai ajustable

mei-tais

Los bei dai son portabebés de tela que constan de un panel cuadrado del cual parten 4 tiras, 2 a modo de cinturón y 2 arriba, denominados tirantes. Los evolutivos se ajustan también mediante cordones y tancas (o sistemas similares). En este tipo de portabebés es mucho más sencillo lograr un mejor ajuste en bebés pequeños, por supuesto siempre que hablemos de bebés saludables y de peso regular. Como vimos en el apartado anterior, el fruncido puede ocasionar que el panel no de suficiente sujeción, es por esto que recomendamos utilizar los tirantes –sin son del tipo chinados– para tensar correctamente la tela sobre la espalda del bebé. Dentro de las distintas posibilidades, lograremos mejor tensión si el bei dai es de telas tejidas (sarga, jacquard) y tiene tirantes anchos (chinado).

Mochila híbrida

emeiSuele llamarse mochila híbrida con fular a aquellas que poseen un panel de tela tejida ajustable mediante anillas. Este tipo de portabebé logra un excelente ajuste en la espalda y es el más recomendable de todos. Aun así, usarlo con un bebé muy pequeñito que aun no sostiene su cabeza no es tan sencillo. En mucha ocasiones los tirantes quedan demasiado cerca de la cara del bebé, por lo cual es importante aprender a utilizar este producto de manera correcta.

Plus

Los evolutivos también pueden ser una buena opción para bebés más grandes. Sabemos que no todos los bebés se desarrollan en los mismos tiempos. Podría pasar que el bebé ya tiene 6 meses pero aun no tiene demasiada movilidad propia. Otras veces el bebé ya se sienta o gatea pero es pequeño de tamaño y la mochila estándar le queda grande. Estos son buenos ejemplos en los cuales un evolutivo es una buena opción.

¡Los esperamos en nuestro grupo Crianza en Brazos (porteo ergonómico en español)!

Mitos y realidades sobre las mochilas ergonómicas: Alto y ancho del panel

Puente

Mochila talle toddler (niño de 3 años)

Hemos notado una creciente preocupación por parte de los usuarios de mochilas ergonómicas respecto al tamaño del puente y las mochilas en general. Tal como se muestra en la foto de arriba, una mochila ergonómica cuenta con un panel cuyo alto total y ancho de puente hacen a la comodidad de ambas partes. En este post abordamos las principales características de las mochilas para saber cómo elegir una y cuándo es necesario cambiarla.

Usualmente las mochilas ergonómicas vienen en 3 tamaños: estándar (desde que el bebé se sienta hasta que queda pequeña, alrededor de 18 a 24 meses, en general); toddler (desde ese momento hasta los 3 años, aproximadamente) y preschooler (niños de 3 a 5, para generalizar).

La mochila debe ser un portabebé cómodo y seguro tanto para el niño como para quien portea y permitir libertad de movimientos a ambos.

 

Posición del niño en la mochila

Recordemos que si bien siempre es necesario bascular la cadera del bebé, elevando las rodillas, la posición “ranita” en la mochila ya no es tan pronunciada; lo cual está perfectamente en línea con la etapa de desarrollo del bebé ya apto para ser porteado en mochila.

FWCC-Front-Final-Progression

Mientras la posición obtenida sea segura y cómoda, es decir, con panel hasta al menos debajo de las axilas y puente que aun mantenga las rodillas más altas que la cola no será necesario cambiar la mochila.

Pensemos que los bebés crecen constantemente y es imposible lograr que el puente siempre abarque el diámetro de rodilla a rodilla en forma exacta. Es usual que a medida que el tiempo pasa la tela se aleje de las corvas unos centímetros pero aun siga manteniendo la postura correcta. Por lo cual no es necesario salir corriendo a comprar un talle más grande. De hecho, un bebé de 90 cm. (por ejemplo) irá igualmente bien tanto en una mochila estándar como en una toddler. Incluso quizás la toddler le quede demasiado alta. Además, antes de determinar que la mochila es chica es necesario verificar siempre que hayamos colocado correctamente la cadera  del bebé, elevando sus rodillas y bajando su cola.

¿Cuándo la mochila queda realmente chica?

error03

Es necesario discontinuar el uso de la mochila cuando:

  • El alto del panel queda muy alejado de las axilas (lo cual ya no es seguro).
  • El puente es demasiado pequeño y las rodillas caen hacia abajo (foto).

Recordamos que el hecho de que las rodillas caigan afecta, además, la postura global del adulto y genera especialmente dolores y molestias lumbares.

 

¿Me conviene comprar un talle más grande?

No. Es un error pensar en comprar un talle grande para que “dure más tiempo”. ¿Por qué?

  • El bebé perderá libertad de movimientos y campo visual ya que el panel tapará sus hombros y/o cuello (a veces, incluso, parte de la cabeza).
  • La posición de sus piernas se verá forzada, logrando una hiperflexión.
  • Muchas veces el panel quedará flojo dando un soporte impreciso a su espalda.
  • La tela se acumulará detrás de las rodillas del niño generando incomodidad.
13866863_10210229625598258_195514387_n

Ejemplo de mochila toddler utilizada en bebé que aun debe ir en talle estándar.

31681164_10160215211925177_4351671764934197248_n

Niño de 3 años y 94 cm de alto en mochila estándar.

¿Tengo que medir a mi bebé antes de comprar?

No necesariamente; en general el fabricante debería poder indicarte si su mochila es adecuada a su tamaño. A menos que se trate de un bebé inusualmente grande, los talles estandarizados se adaptarán de buena manera y durarán el tiempo estimado.

En la actualidad los talles son bastante similares en casi todas las marcas. En Argentina observamos puentes bastante más grandes que en otros países, como medidas aproximadas podríamos citar: Talle estándar puente de 38 a 40 cm, talle toddler puente de alrededor de 47 a 50 cm, talle preschooler puente de unos 55 cm.

fca826c6-d3ca-42f5-907c-4e45807c21aa

Mochila preschooler (niña de 4 años)