Portabebes evolutivos: pros y contras

Día a día la información sobre porteo ergonómico crece y se enriquece. Y así como hay mucha información, también hay nuevos modelos de portabebés que se presentan como opción. Últimamente nos encontramos con preguntas acerca de los portabebés evolutivos que se encuentran en el mercado latinoamericano. La principal inquietud es si conviene o no usarlos en bebés recién nacidos.

Pero, antes que nada, ¿qué necesita un recién nacido o muy pequeño? El bebé pequeño necesita un portabebé que le brinde soporte a su cabeza y que acompañe su postura natural, ajustando “punto a punto” su cuerpo en desarrollo para evitar que su estructura ósea reciba peso para el cual aun no está preparada. En esta foto vemos con claridad cómo un fular ajusta el contorno del bebé a la perfección:

ajustepuntoapunto

¿Podemos lograr esto mismo con un portabebé evolutivo? La respuesta es sí, aunque no siempre. Los portabebés evolutivos no son todos iguales y, aunque parezcan muy sencillos de utilizar, hacer un buen uso de ellos requiere práctica y aprendizaje.

Algunos de ellos aclaran edad o peso mínimos para su uso, lo cual nos demuestra que, en realidad, muchas veces el tiempo de uso será mucho más corto del esperado. En esos casos es bueno analizar si vale la pena la inversión o es mejor esperar unos meses más y comprar una mochila estándar.

Vale la pena aclarar que aquellas mochilas que vienen con insertos y reductores no se consideran verdaderamente evolutivas.

Si bien hay portabebés óptimos para los bebés pequeños, como las bandoleras y los fulares, los evolutivos son una opción más para que las familias elijan y es por ello que decidimos compilar esta información de interés. Vamos a dividir los portabebés evolutivos en 3 grandes categorías.

Mochilas ajustables

mochi-con-tancas

Las mochilas ajustables cuentan con una estructura tradicional de mochila (panel de tela + tirantes y cinturón acolchados). La particularidad de estos modelos es que es posible achicar el panel a lo ancho y alto mediante cordones, tancas o accesorios similares. Por el diseño mismo del portabebé, no hay modo de ajustar el panel perfectamente sobre la espalda del bebé. De hecho, cuanto más pequeño sea y más necesitemos achicar el panel, más tela arrugada tendremos y menos ajuste tendrá. Es por esto que muchas de las marcas que ofrecen este tipo de mochilas especifican que deben usarse con bebés a partir de 3 meses (o 6 kilos). Consideramos que este tipo de evolutivo es el que menor ajuste provee a un bebé pequeño, sin importar el material o tejido con el cual esté confeccionado el panel.

Bei dai ajustable

mei-tais

Los bei dai son portabebés de tela que constan de un panel cuadrado del cual parten 4 tiras, 2 a modo de cinturón y 2 arriba, denominados tirantes. Los evolutivos se ajustan también mediante cordones y tancas (o sistemas similares). En este tipo de portabebés es mucho más sencillo lograr un mejor ajuste en bebés pequeños, por supuesto siempre que hablemos de bebés saludables y de peso regular. Como vimos en el apartado anterior, el fruncido puede ocasionar que el panel no de suficiente sujeción, es por esto que recomendamos utilizar los tirantes –sin son del tipo chinados– para tensar correctamente la tela sobre la espalda del bebé. Dentro de las distintas posibilidades, lograremos mejor tensión si el bei dai es de telas tejidas (sarga, jacquard) y tiene tirantes anchos (chinado).

Mochila híbrida

emeiSuele llamarse mochila híbrida con fular a aquellas que poseen un panel de tela tejida ajustable mediante anillas. Este tipo de portabebé logra un excelente ajuste en la espalda y es el más recomendable de todos. Aun así, usarlo con un bebé muy pequeñito que aun no sostiene su cabeza no es tan sencillo. En mucha ocasiones los tirantes quedan demasiado cerca de la cara del bebé, por lo cual es importante aprender a utilizar este producto de manera correcta.

Plus

Los evolutivos también pueden ser una buena opción para bebés más grandes. Sabemos que no todos los bebés se desarrollan en los mismos tiempos. Podría pasar que el bebé ya tiene 6 meses pero aun no tiene demasiada movilidad propia. Otras veces el bebé ya se sienta o gatea pero es pequeño de tamaño y la mochila estándar le queda grande. Estos son buenos ejemplos en los cuales un evolutivo es una buena opción.

¡Los esperamos en nuestro grupo Crianza en Brazos (porteo ergonómico en español)!

Cómo exprimir al máximo tu fular elástico

Cuando nos iniciamos en el mundo del porteo y comenzamos la ardua búsqueda de un portabebé para el bebé por venir, es usual adquirir un fular elástico. Nos imaginamos tratando de hacer anudados y ubicando esa tela (que parece eterna) y lo único que tenemos en mente es algo que sea fácil de poner y sacar, que de un buen ajuste y, sobre todo, que nos dé seguridad a nosotros. Ahí es cuando el preanudado con fular elástico viene a nuestra mente (y si no vino a nuestra mente, los cientos de videos de Youtube nos dan la idea). Este es un anudado que muestra cierta sencillez al momento de usarse y brinda seguridad a la persona que portea. Pero, ¿qué pasa cuando ya nos aburrirnos del preanudado o, peor, se aburren nuestros niños? ¡Probamos anudados nuevos! ¿Tenemos que cambiar el portabebé? No es necesario (al menos, claro, que el pequeño o pequeña ya supere los 9/10 kg).
El preanudado es un anudado que nos trae tranquilidad, sobre todo, porque no necesitamos estar anudando tela con el bebé ya a upa. Sin embargo, una vez que tenemos más práctica y nos sentimos más seguros, tenemos otras opciones aún mejores. Hoy vamos a presentarles anudados nuevos para el fular elástico (también sirven para semielástico, rígido o tejido). Como siempre decimos, pueden practicar unas cuantas veces con algún muñeco, mirándose frente a un espejo y mirando el video explicativo las veces que sean necesarias.

Estos anudados nos traen ciertas ventajas:

CRUZ ENVOLVENTE AL FRENTE

cruz-envolvente-anudada-arriba

Si vas a intentar nudos nuevos, te recomendamos comenzar con este. La cruz envolvente es uno de los nudos más simples de realizar. Tiene la ventaja de que se puede avanzar hasta la mitad del nudo sin necesidad de tener el bebé a upa desde el inicio. Les dejamos un video. Recordemos que si el bebé es pequeño podemos usarlo como en la foto, pero a medida que va ganando peso lo ideal es desplegar los tirantes sobre la espalda del bebé para tener 3 capas de tela. En la versión de la foto probamos una nueva forma de anudar para no hacerlo a la cintura, lo cual sobrecarga la parte baja del cuerpo. Cargar el peso en la parte superior del cuerpo y cuidar el suelo pélvico es una de las premisas del porteo de bajo impacto.

Es bueno destacar que el famoso preanudado también puede realizarse sin el nudo doble a la cintura. Una vez colocado el bebé, desanudamos, cruzamos la tela nuevamente por la espalda en forma de cruz (hacia nuestros hombros), la bajamos a los costados del cuerpo del bebé y anudamos bajo su cola.

CANGURO AL FRENTE

canguro

Es un anudado muy simple de hacer. Tiene un solo pase de tela, lo que lo hace fresco, aunque pueden desplegarse las telas laterales para mejor soporte (ideal para un bebé más pesadito).  Y tiene también la gran ventaja de no descargar peso en la cintura, ideal para aquellas mamás que tuvieron a sus pequeños hace poco tiempo. Aquí va video.

UN TRUCO EXTRA: EL “CUELLITO”

preanudado-con-cuellito

Un truco para quienes utilizan preanudado con bebés pequeños que no permiten tener su cabeza sostenida por tela, sin cubrirla (es usual que muchos bebés no permitan tener su cabeza cubierta de tela). Colocamos algo que sirva de relleno bajo la banda horizontal y lo envolvemos, logrando un soporte extra para que la cabeza quede sujeta y apoyada sobre el pecho. Es importante recordar que es imprescindible prestar atención a la correcta respiración del bebé y a que su boca y nariz se encuentren libres. Para mayor comodidad podemos hacer una torzada en el tirante que quedó sobre su cara, como en la foto.

¡Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad! ¿Tenés dudas? Unite a nuestro grupo de Facebook.

Especificaciones de seguridad sobre amamantar dentro de un portabebé

Debido a un triste caso reciente ocurrido en el Reino Unido (bebé de 26 días que falleció por asfixia siendo amamantando en posición cuna dentro de un fular elástico) asesoras de porteo de todo el mundo hemos decidido  redactar nuevas recomendaciones relacionadas a esta temática.

Amamantar es la actividad de mayor riesgo asociada al porteo, porque los bebés permanecen bajos en altura y sus vías respiratorias no quedan tan fácilmente visibles; por lo cual pueden sufrir asfixia postural, atragantarse o aspirar leche. Los bebés muy pequeños y que aún no controlan su cabeza no tienen tono muscular suficiente para poder salir de una posición peligrosa (nariz pegada o mentón sobre el pecho, por ejemplo). Por lo cual las recomendaciones actuales son:

  • Dentro de lo posible, evitar amamantar en portabebé hasta que el bebé tenga control de su cabeza y tronco (aproximadamente 4 meses en el caso de bebés nacidos a término).
  • Bajar al bebé en posición vertical con la cabeza libre de tela y las vías respiratorias siempre visibles. Acompañar con una mano y nunca dejar sin supervisión.
  • Evitar amamantar en posición cuna a menos que se esté muy consciente de ello.
  • Nunca cubrir la cabeza del bebé con tela mientras esté mamando.
  • Durante los primeros meses recomendamos sacar al bebé del portabebé y amamantar normalmente, mientras la lactancia se establece (y el bebé aprende una buena prendida).

 

Si la familia decide portear en posición cuna recomendamos tener en cuenta las recomendaciones de seguridad, chequear en todo momento las vías respiratorias y la posición de la cabeza. Idealmente el bebé deberá estar panza con panza, con sus brazos rodeando el cuerpo del adulto y ambas piernas juntas. Su mentón nunca debería tener la posibilidad de ir hacia adelante.

Reproducimos a continuación estadísticas (en este caso de Estados Unidos) acerca de la peligrosidad de la posición cuna mal utilizada. Este artículo pertenece a BabyWearing Institute.

Ya en marzo de 2010 la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo Masivo (CPSC por sus siglas en inglés) advirtió sobre el uso de portabebés debido a casos de bebés sofocados. Lamentablemente las advertencias eran sobre los portabebés en general cuando el problema real son los portabebés que cargan al bebé en posición de cuna. Los fabricantes y algunos educadores de porteo insisten en que la posición de cuna en el porteo es similar a llevar al bebé en brazos. Esto, lamentablemente, es engañoso porque un bebé sostenido en brazos no queda en la misma posición durante períodos de tiempo extendidos. Un bebé en brazos es movido con frecuencia y la persona que carga al bebé está mucho más atenta a su respiración que si el bebé está acostado dentro un portabebé, especialmente en los portabebés que se encuentran en el mercado donde el bebé está lejos de los sentidos de quien portea ya que el bebé cuelga a la altura del ombligo o aún debajo.

Todos los accidentes fatales de los últimos veinte años en los Estados Unidos fueron revisados y estas fueron las conclusiones.

La edad más crítica en la cuales los bebés mueren de asfixia posicional es desde el nacimiento hasta los 4 meses. La posición más crítica, por mucho, es la posición de cuna.

1-age

Los bebés de menos de 4 meses son el grupo de mayor riesgo. Un portabebé debe tomar en consideración que un bebé no puede sostener su cabeza, ya que el tono muscular no es suficiente en absoluto para ayudar al bebé si se encuentra en una posición comprometida como la posición cuna forzada.

2-position

Este gráfico claramente muestra que la posición cuna es la posición en la cual se encontraban la mayor parte de los bebés sofocados debido a la asfixia posicional o a un objeto que obstruyó sus vías respiratorias.

3-style

Ninguno de estos portabebés es lo que consideramos un buen portabebé excepto las dos bandoleras de anillas, que fueron usadas en posición cuna en lugar de en posición vertical. La mayoría de los incidentes ocurrieron en las bandoleras de tipo “bolsa” seguidas por las bandoleras acolchadas que no son ajustables y luego los pouchs. Todos estos portabebés, que pueden ser utilizados con un bebé mayor en posición erguida pero no son ajustables, representan un peligro de asfixia para un bebé pequeño. Las bandoleras de anillas usadas en posición cuna también representan un riesgo de seguridad.

Conclusión de BabyWearing Institute: la posición cuna es una posición de alto riesgo. Hay muchos portabebés en el mercado que permiten la posición vertical y son más seguros que cualquier portabebé que se utilice en posición cuna.

Traducción de Cangureando.

Porteo y cuidado del cuerpo en el posparto

f21b27bf4ffdce8020c38e63e71d9dc8

Imagen: Onya Baby

Después del nacimiento, el cuerpo de la mujer acaba de pasar por un cambio sumamente brusco  y se producen en su cuerpo varias modificaciones: de postura, de tono muscular y de suelo pélvico. ¿Cómo podemos comenzar a recuperarnos, a la vez que cuidamos de nuestro bebé recién nacido que nos necesita al 100%? ¿Nos servirá también para el cuerpo el porteo ergonómico?

Juan Pablo Morcillo, instructor del Método Hipopresivo, en entrevista exclusiva para Kuyu Porteo nos cuenta:  “El porteo es una ayuda para que la mamá pueda sostener una postura adecuada y así evitar los problemas que una postura inadecuada puede causar. Considero que se practique desde el día 1, cuando el bebé pesa menos, duerme más y permite que la práctica en el uso del porteo sea más sencilla y más eficaz cada vez. El cuerpo, luego del parto, comienza un proceso de autorecuperación, tratando de retornar a los parámetros normales de la postura, el tono muscular, la elasticidad, etc. Con la ayuda del porteo, se verá beneficiada, aunque no hay que abusar de su utilización (…)

Las fases de recuperación de una cesárea y un parto vaginal son parecidas pero distintas. Básicamente porque el puerperio inmediato es igual para ambos casos (40 días), con la diferencia de que una cesárea implica una cicatriz que le agrega una recuperación diferente y más larga a la mamá.”

Como hemos dicho en otras ocasiones, el buen porteo cuida la espalda y el suelo pélvico.

Recomendamos la lectura de este artículo y este otro, ambos del sitio web Fisio Bym – Fisioterapia para mamás y bebés de Lorena Gutiérrez, Fisioterapeuta especializada en embarazo, posparto, desarrollo del bebé, suelo pélvico y porteo ergonómico.

5 CONSEJOS SOBRE COMO (NO) VESTIR AL BEBÉ PORTEADO

500px-MaggieSimpson

Adaptación argentina de un artículo original de Roser Oliver Ayala, de Embolics & Indigo Store¡Muchas gracias por el permiso!

 

En mis asesorías es frecuente que las familias sin experiencia en porteo no tengan en cuenta la relativa importancia que tienen las prendas que lleven sus bebés en ese momento. Digo “relativa importancia” porque no es una cuestión vital, ni afecta a su seguridad, pero son cuestiones que si se tienen en cuenta sí que pueden facilitarnos las cosas en algún momento. Por ese motivo ahí van mis 5 consejos de hoy sobre cómo (no) vestir al bebé cuando vamos a portearlo.

1- No abrigarlo en exceso: Este es un consejo que seguro que la mayoría ya saben porque es casi de “manual” y es un consejo que suele darse en prácticamente todas las charlas de iniciación al porteo. El contacto con nuestro bebé, la cercanía, proporciona por sí mismo calor corporal y convierte el porteo en una actividad que termo-regula nuestro cuerpo, por lo que evitaremos abrigarlo demasiado. Es mucho mejor vestirlo con poca ropa y taparlo con una mantita si notamos que empieza a hacer frío. En invierno evitaremos buzos,  sweaters y abrigos de bebé.

2- Evitar las capuchas: Sabemos que los buzos y remeras con capucha son una monada, los bebés están muy graciosos y nos encantan, pero a la hora de colocar el fular o la mochila son un incordio, nunca sabemos cómo colocarla y nos molesta, y sobretodo, molesta a nuestro bebé y si se queda dormido es difícil sostener su cabeza con la tela o la capucha de la mochila si tenemos ese “trozo de tela” molestando, es mucho más recomendable tener un gorrito a mano que podemos quitar o poner a nuestro antojo.

3- Evitar los pantalones babuchas “cagados”: Odio el nombre que se le da a esos pantalones, pero reconozcan que todos entendieron a la primera el tipo de pantalón al que me refiero. Están de moda, son cancheros, quedan geniales, peeeeero, no son lo más cómodo para portear. ¿por qué? Por un motivo parecido al de los ositos que veremos en el punto siguiente, y es que si queremos asegurarnos de bascular bien la cadera y que la zona del periné del bebé esté en contacto con nuestro cuerpo es inevitable “subir” el pantalón, con lo que la parte inferior de la pierna se destapa.  Yo personalmente he vestido a mis hijos con pantalones de este tipo en muchas ocasiones, pero hay que tener en cuenta este detalle y si es invierno tener a mano unas polainas para tapar esa parte de la pierna que queda al aire.

4- Evitar pantalones tipo “ranita” u “osito” (con pie): No, estos pantalones no son “el demonio del porteo” como he leído por ahí, pero no son el tipo de prenda más adecuado para portear. Los pantalones que llevan pie frecuentemente “tiran” del pie cuando nos colocamos el portabebé y es difícil, sobretodo en bebés pequeños que no “llenan” ese pie, detectar bien cuál es la postura que ha adoptado y hacia qué dirección apuntan los dedos.

5- Vestidos y polleras, ¿sí o no?: Pues francamente, los vestidos son lindos. Si tenés una niña seguramente estarás tentada a ponerle algún vestido, porque algunos son preciosos, así que  mi consejo es que intentes ponerle vestidos con un tejido que no se arrugue demasiado, que tengan algo de punto en su composición porque si no te encontrarás con que al bajar a la niña del portabebé su ropa tendrá más arrugas que Matusalén.

Dicho todo esto insisto en que no se trata de cuestiones vitales, y que si te has enamorado de una remera con capucha tan bonita, o de unos pantalones en particular ¡adelante! pero si podés evitarlo yo te aconsejaría tener en cuenta estos puntos. ¡Nunca está de más estar prevenido antes de comprar según qué!

Mitos y realidades sobre las mochilas ergonómicas: Alto y ancho del panel

Puente

Mochila talle toddler (niño de 3 años)

Hemos notado una creciente preocupación por parte de los usuarios de mochilas ergonómicas respecto al tamaño del puente y las mochilas en general. Tal como se muestra en la foto de arriba, una mochila ergonómica cuenta con un panel cuyo alto total y ancho de puente hacen a la comodidad de ambas partes. En este post abordamos las principales características de las mochilas para saber cómo elegir una y cuándo es necesario cambiarla.

Usualmente las mochilas ergonómicas vienen en 3 tamaños: estándar (desde que el bebé se sienta hasta que queda pequeña, alrededor de 18 a 24 meses, en general); toddler (desde ese momento hasta los 3 años, aproximadamente) y preschooler (niños de 3 a 5, para generalizar).

La mochila debe ser un portabebé cómodo y seguro tanto para el niño como para quien portea y permitir libertad de movimientos a ambos.

 

Posición del niño en la mochila

Recordemos que si bien siempre es necesario bascular la cadera del bebé, elevando las rodillas, la posición “ranita” en la mochila ya no es tan pronunciada; lo cual está perfectamente en línea con la etapa de desarrollo del bebé ya apto para ser porteado en mochila.

FWCC-Front-Final-Progression

Mientras la posición obtenida sea segura y cómoda, es decir, con panel hasta al menos debajo de las axilas y puente que aun mantenga las rodillas más altas que la cola no será necesario cambiar la mochila.

Pensemos que los bebés crecen constantemente y es imposible lograr que el puente siempre abarque el diámetro de rodilla a rodilla en forma exacta. Es usual que a medida que el tiempo pasa la tela se aleje de las corvas unos centímetros pero aun siga manteniendo la postura correcta. Por lo cual no es necesario salir corriendo a comprar un talle más grande. De hecho, un bebé de 90 cm. (por ejemplo) irá igualmente bien tanto en una mochila estándar como en una toddler. Incluso quizás la toddler le quede demasiado alta. Además, antes de determinar que la mochila es chica es necesario verificar siempre que hayamos colocado correctamente la cadera  del bebé, elevando sus rodillas y bajando su cola.

¿Cuándo la mochila queda realmente chica?

error03

Es necesario discontinuar el uso de la mochila cuando:

  • El alto del panel queda muy alejado de las axilas (lo cual ya no es seguro).
  • El puente es demasiado pequeño y las rodillas caen hacia abajo (foto).

Recordamos que el hecho de que las rodillas caigan afecta, además, la postura global del adulto y genera especialmente dolores y molestias lumbares.

 

¿Me conviene comprar un talle más grande?

No. Es un error pensar en comprar un talle grande para que “dure más tiempo”. ¿Por qué?

  • El bebé perderá libertad de movimientos y campo visual ya que el panel tapará sus hombros y/o cuello (a veces, incluso, parte de la cabeza).
  • La posición de sus piernas se verá forzada, logrando una hiperflexión.
  • Muchas veces el panel quedará flojo dando un soporte impreciso a su espalda.
  • La tela se acumulará detrás de las rodillas del niño generando incomodidad.
13866863_10210229625598258_195514387_n

Ejemplo de mochila toddler utilizada en bebé que aun debe ir en talle estándar.

31681164_10160215211925177_4351671764934197248_n

Niño de 3 años y 94 cm de alto en mochila estándar.

¿Tengo que medir a mi bebé antes de comprar?

No necesariamente; en general el fabricante debería poder indicarte si su mochila es adecuada a su tamaño. A menos que se trate de un bebé inusualmente grande, los talles estandarizados se adaptarán de buena manera y durarán el tiempo estimado.

En la actualidad los talles son bastante similares en casi todas las marcas. En Argentina observamos puentes bastante más grandes que en otros países, como medidas aproximadas podríamos citar: Talle estándar puente de 38 a 40 cm, talle toddler puente de alrededor de 47 a 50 cm, talle preschooler puente de unos 55 cm.

fca826c6-d3ca-42f5-907c-4e45807c21aa

Mochila preschooler (niña de 4 años)

Porteo durante el embarazo

El porteo durante el embarazo es posible, siempre y cuando se realice con cuidado, seguridad y responsabilidad. Debemos recordar que estamos cuidando los cuerpos de tres personas: el de nuestro hijo/a mayor, el del bebé que se está gestando y el propio cuerpo.

Como en cualquier condición de porteo ergonómico, también en el embarazo va a ser mejor para nuestro cuerpo usar un portabebé ergonómico que levantar a nuestro hijo/a mayor en brazos. Si tenemos un pequeño/a que sabemos que aún pide brazos y necesita en estos momentos de un mayor contacto con mamá, sería bueno considerar el porteo como herramienta útil.  Seguramente sea más fácil si ya porteábamos con anterioridad. Si no lo hacíamos, la recomendación será comenzar con mucho cuidado y de a momentos breves, sin exigirnos demasiado.

¿Qué debemos tener en cuenta?

En principio diremos, en líneas generales, que el embarazo debe ser de curso normal y sin riesgos. Ante el menor dolor o molestia (no sólo a nivel embarazo, sino cualquier molestia del cuerpo), sugerimos suspender el porteo y consultar al médico o profesional idóneo que acompañe el embarazo. En caso de tener que suspender o reducir el tiempo de porteo, será importante conversarlo con el pequeño/a y, en la medida de nuestras posibilidades, involucrar a nuestra pareja o a otra persona que nos acompañe y pueda tomar turnos de porteo.

Durante los primeros meses seguramente pocas cosas cambien en nuestro cuerpo. Sin embargo, algunas embarazadas refieren estar muy cansadas o sufrir malestares, por lo cual deberemos considerar nuestra energía y bienestar a la hora de portear un bebé o niño/a pequeño.

Más avanzado el embarazo, se producen cambios notables en el centro de gravedad (con el aumento de peso y de volumen del útero). Deberemos tener mucho cuidado al alzar en brazos a nuestro hijo/a, cuidando la postura y el foco de la fuerza. También es importante que sepamos que portear no será igual que antes y que hay que prestar mucha más atención al caminar o cambiar de postura, para no tropezar y evitar caídas.

¿Cómo portear?

Puede que en las primeras semanas de embarazo el porteo delante no nos moleste, pero no es lo más recomendable. Si lo vamos a realizar, intentar que sea con un fular rígido/tejido y utilizando un nudo que genere la menor presión posible en la zona abdominal, como por ejemplo un nudo canguro.

nudo canguro panza

Nudo canguro delante con fular tejido, al comienzo del embarazo.

A medida que la panza va creciendo, se puede probar portear a la cadera. Es una opción segura y cómoda, al menos al comienzo y para momentos breves de porteo (sobre todo si nuestro peque mayor pesa lo suyo), intentando llevar el niño/a un poco más arriba que lo habitual.  A la cadera podemos portear con bandolera o fular rígido/tejido, o con un pouch, aunque la falta de ajuste preciso en este portabebé hará que sea menos cómodo.

Nudo poppins a la cadera con fular tejido. Bandolera de anillas a la cadera.

Durante todo momento en el embarazo, lo más recomendable va a ser portear a la espalda. Podremos portear con fular rígido/tejido, mochila, bandolera, onbuhimo, meitai, siempre buscando anudar o abrochar lo más alto posible y no sobre el abdomen. Lo mejor sería usar la mochila sin cinturón, un onbuhimo, fular nudo doble hamaca, canguro a la espalda, con acabados tibetanos, mediante anillas o cualquier acabado de otro nudo que no presione en la cintura.

Mirá este video para portear con mochila ergonómica (del canal De Monitos y Risas):https://www.youtube.com/watch?v=q_vvHTCwZ4g . Podés ver el post original en su blog, aquí:http://blog.monitosyrisas.com/porteo-facil-mochila-sin-cinturon-a-la-espalda/

Uno de los artículos más completos sobre porteo durante el embarazo: http://www.kangura.com/embarazo-y-porteo.html?sl=ES

 

—————–

Post original en: http://kuyuporteo.blogspot.com.ar/2016/07/porteo-durante-el-embarazo.html 

Fulares Prearmados: Errores Frecuentes y Buena Postura

Durante este último año los fulares prearmados se han hecho muy populares en Argentina, convirtiéndose en una buena opción para aquellas familias con miedo a los nudos del fular tradicional. Lo cierto es que aun con sus limitaciones (van por talle según el adulto, sólo permiten ser usados en una posición y alrededor de los 8 kilos dejan de ser funcionales) han ganado terreno y son muchos los padres que los eligen.

En este post te planteo los errores más frecuentes al utilizarlos y cómo lograr una buena postura según la edad de tu bebé.

Espalda mal colocada: La espalda del fular prearmado es de tela rígida, similar a un chaleco. Es un error muy común que esta tela se vea desde el frente. Para evitar este problema antes de poner al bebé debemos colocar bien el potabebé y cubrir nuestra espalda con la tela.

Prearmado01

Bebé colgando (o asiento deficiente) + ropa inapropiada para portear: No sólo es necesario desplegar la tela elástica sobre el cuerpo del bebé, además debemos colocar correctamente su pelvis y subir bien sus rodillas, logrando una adecuada posición de “ranita”. Respecto de la ropa: los pantalones con pie incluido (llamados también enteritos, ositos o ranitas) dificultan la posición correcta de pelvis y cadera al tiempo que llevan presión sobre los pies del bebé; por lo cual no son adecuados para portear.

Prearmado02

Tela insuficientemente desplegada: No cubrir en forma pareja la espalda del bebé es, sobre todo, peligroso y da, además, un soporte inadecuado a su columna vertebral.

Prearmado03

Espalda colocada correctamente: Antes de colocar al bebé ubicar en forma correcta la espalda del fular prearmado.

Prearmado05

Posición correcta para recién nacidos y bebés pequeños: Tela adecuadamente desplegada sobre su cuerpo, sin arrugas. Ambas bandas elásticas abarcando la apertura de rodilla a rodilla y toda la espalda. Pelvis basculada. En el caso de recién nacidos, respeto por su apertura fisiológica (los empeines del pie apoyan contra el cuerpo del adulto) y buen soporte de cabeza/ cuello. Para lograr esto es posible que debamos utilizar la banda adicional, tensando la tela sobre la zona cervical, dado que el prearmado por su diseño no provee tensión en la misma. Ropa sin pie incluido. Cabeza reposando sobre el pecho, cubierta en lo posible por tela. Vías respiratorias despejadas. Bebé a un beso de distancia, en posición erguida.

Prearmado04

Utilización en bebés mayores: Para la etapa más activa (bebés mayores a 3 meses) sugiero dejar brazos por fuera y utilizar siempre la banda extra colocándola debajo de las axilas, cruzando atrás y anudando bajo la cola del bebé. Para reforzar aun más el asiento podemos pasar sobre sus corvas y anudar en el medio.  Pelvis basculada, rodillas bien altas, apertura ergonómica de 90/100°. Cola del bebé ubicada a la altura del ombligo del adulto. Correcta tensión en la tela de la espalda (tensionar sin temor). En caso de que el bebé se duerma cubrimos sus brazos desplegando más las bandas cruzadas y su cabeza con alguno de los tirantes de los hombros.

Prearmado06

Texto original en: http://cangureandoporteo.blogspot.com.ar/2016/06/fulares-prearmados-errores-frecuentes-y.html 

El porteo como práctica inclusiva

Creemos firmemente que el porteo es una herramienta con grandes beneficios para la gran mayoría de las personas. Padres, madres, bebés o niños/as con discapacidad o alguna condición específica de salud han logrado portear de manera exitosa, vivir una experiencia inigualable y moverse con autonomía, resolviendo muchas veces dificultades y restricciones.

Como Profesionales en Porteo contamos con experiencia en porteo en personas adultas con discapacidad visual y motriz, bebés con Encefalopatía Crónica No Evolutiva (ECNE), Síndrome de Down, pie bot (equinovaro, zambo), displasia de cadera (con uso de arnés), hipotonía muscular, hipertonía muscular, entre otras características.

Además, nuestra escuela cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales en salud siempre disponible para acompañar las necesidades de cada familia.

¿Te gustaría portear pero tenés dudas? ¡Intentalo! Siempre habrá un portabebé ideal para vos y él o ella, sólo es cuestión de encontrarlo. Escribinos a info@crianzaenbrazos.com.ar

 

Algunas historias reales