“Yo también empecé sin saber de porteo”

 

16831031_10155028662318119_4359546926974905353_n

¿Sabías que las administradoras y moderadoras de Crianza en Brazos también empezamos porteando “mal”? El porteo es un arte ancestral que busca el contacto con nuestros hijos, y somos muchas las familias que llegamos a conocer el porteo ergonómico a partir de comenzar a utilizar portabebés que no lo eran.

noergoceb

Cuando nos convertimos en madres y padres nos enfrentamos a un sinfín de decisiones y elecciones. Con menor o mayor información, tomamos esas decisiones del mejor modo posible, usualmente pensando en el bienestar de nuestra familia. ¿Cómo llegamos al porteo? Nos regalan portabebés (o los heredamos de amigos y familiares) o los compramos nosotros mismos, confiando en tiendas de artículos para bebés y marcas de renombre. Y allá vamos, como nos sale, cargando a nuestros bebés (¡y llenos de orgullo!).

¿Somos malas madres, malos padres, malos tíos? ¿O más bien estamos buscando un hermoso fin pero nos faltan herramientas?

No olvidemos que incluso los portabebés ergonómicos pueden usarse de modo incorrecto. Sobre todo las primeras veces, cuando todavía nos estamos amigando con la idea de envolver a nuestros bebés.

ergomalceb

¿Les ha pasado? ¿Se sintieron mal por hacerlo? ¡Ánimos! Como dice la frase de la poeta (entre muchas otras cosas, las invitamos a conocerla) Maya Angelou: “Hazlo lo mejor que puedas hasta que sepas más. Cuando sepas más, hazlo mejor.” Por eso, la próxima vez que veas a una familia porteando “mal” pensá muy bien cómo acercarte a ellos, invitalos al grupo, contales sobre el porteo ergonómico, pero siempre, siempre, acordate que ellos buscan lo mismo que vos: que sus bebés se duerman al compás de sus corazones. ¡Buen porteo! ♥

Anuncios

Especificaciones de seguridad sobre amamantar dentro de un portabebé

Debido a un triste caso reciente ocurrido en el Reino Unido (bebé de 26 días que falleció por asfixia siendo amamantando en posición cuna dentro de un fular elástico) asesoras de porteo de todo el mundo hemos decidido  redactar nuevas recomendaciones relacionadas a esta temática.

Amamantar es la actividad de mayor riesgo asociada al porteo, porque los bebés permanecen bajos en altura y sus vías respiratorias no quedan tan fácilmente visibles; por lo cual pueden sufrir asfixia postural, atragantarse o aspirar leche. Los bebés muy pequeños y que aún no controlan su cabeza no tienen tono muscular suficiente para poder salir de una posición peligrosa (nariz pegada o mentón sobre el pecho, por ejemplo). Por lo cual las recomendaciones actuales son:

  • Dentro de lo posible, evitar amamantar en portabebé hasta que el bebé tenga control de su cabeza y tronco (aproximadamente 4 meses en el caso de bebés nacidos a término).
  • Bajar al bebé en posición vertical con la cabeza libre de tela y las vías respiratorias siempre visibles. Acompañar con una mano y nunca dejar sin supervisión.
  • Evitar amamantar en posición cuna a menos que se esté muy consciente de ello.
  • Nunca cubrir la cabeza del bebé con tela mientras esté mamando.
  • Durante los primeros meses recomendamos sacar al bebé del portabebé y amamantar normalmente, mientras la lactancia se establece (y el bebé aprende una buena prendida).

 

Si la familia decide portear en posición cuna recomendamos tener en cuenta las recomendaciones de seguridad, chequear en todo momento las vías respiratorias y la posición de la cabeza. Idealmente el bebé deberá estar panza con panza, con sus brazos rodeando el cuerpo del adulto y ambas piernas juntas. Su mentón nunca debería tener la posibilidad de ir hacia adelante.

Reproducimos a continuación estadísticas (en este caso de Estados Unidos) acerca de la peligrosidad de la posición cuna mal utilizada. Este artículo pertenece a BabyWearing Institute.

Ya en marzo de 2010 la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo Masivo (CPSC por sus siglas en inglés) advirtió sobre el uso de portabebés debido a casos de bebés sofocados. Lamentablemente las advertencias eran sobre los portabebés en general cuando el problema real son los portabebés que cargan al bebé en posición de cuna. Los fabricantes y algunos educadores de porteo insisten en que la posición de cuna en el porteo es similar a llevar al bebé en brazos. Esto, lamentablemente, es engañoso porque un bebé sostenido en brazos no queda en la misma posición durante períodos de tiempo extendidos. Un bebé en brazos es movido con frecuencia y la persona que carga al bebé está mucho más atenta a su respiración que si el bebé está acostado dentro un portabebé, especialmente en los portabebés que se encuentran en el mercado donde el bebé está lejos de los sentidos de quien portea ya que el bebé cuelga a la altura del ombligo o aún debajo.

Todos los accidentes fatales de los últimos veinte años en los Estados Unidos fueron revisados y estas fueron las conclusiones.

La edad más crítica en la cuales los bebés mueren de asfixia posicional es desde el nacimiento hasta los 4 meses. La posición más crítica, por mucho, es la posición de cuna.

1-age

Los bebés de menos de 4 meses son el grupo de mayor riesgo. Un portabebé debe tomar en consideración que un bebé no puede sostener su cabeza, ya que el tono muscular no es suficiente en absoluto para ayudar al bebé si se encuentra en una posición comprometida como la posición cuna forzada.

2-position

Este gráfico claramente muestra que la posición cuna es la posición en la cual se encontraban la mayor parte de los bebés sofocados debido a la asfixia posicional o a un objeto que obstruyó sus vías respiratorias.

3-style

Ninguno de estos portabebés es lo que consideramos un buen portabebé excepto las dos bandoleras de anillas, que fueron usadas en posición cuna en lugar de en posición vertical. La mayoría de los incidentes ocurrieron en las bandoleras de tipo “bolsa” seguidas por las bandoleras acolchadas que no son ajustables y luego los pouchs. Todos estos portabebés, que pueden ser utilizados con un bebé mayor en posición erguida pero no son ajustables, representan un peligro de asfixia para un bebé pequeño. Las bandoleras de anillas usadas en posición cuna también representan un riesgo de seguridad.

Conclusión de BabyWearing Institute: la posición cuna es una posición de alto riesgo. Hay muchos portabebés en el mercado que permiten la posición vertical y son más seguros que cualquier portabebé que se utilice en posición cuna.

Traducción de Cangureando.

Porteo y cuidado del cuerpo en el posparto

f21b27bf4ffdce8020c38e63e71d9dc8

Imagen: Onya Baby

Después del nacimiento, el cuerpo de la mujer acaba de pasar por un cambio sumamente brusco  y se producen en su cuerpo varias modificaciones: de postura, de tono muscular y de suelo pélvico. ¿Cómo podemos comenzar a recuperarnos, a la vez que cuidamos de nuestro bebé recién nacido que nos necesita al 100%? ¿Nos servirá también para el cuerpo el porteo ergonómico?

Juan Pablo Morcillo, instructor del Método Hipopresivo, en entrevista exclusiva para Kuyu Porteo nos cuenta:  “El porteo es una ayuda para que la mamá pueda sostener una postura adecuada y así evitar los problemas que una postura inadecuada puede causar. Considero que se practique desde el día 1, cuando el bebé pesa menos, duerme más y permite que la práctica en el uso del porteo sea más sencilla y más eficaz cada vez. El cuerpo, luego del parto, comienza un proceso de autorecuperación, tratando de retornar a los parámetros normales de la postura, el tono muscular, la elasticidad, etc. Con la ayuda del porteo, se verá beneficiada, aunque no hay que abusar de su utilización (…)

Las fases de recuperación de una cesárea y un parto vaginal son parecidas pero distintas. Básicamente porque el puerperio inmediato es igual para ambos casos (40 días), con la diferencia de que una cesárea implica una cicatriz que le agrega una recuperación diferente y más larga a la mamá.”

Como hemos dicho en otras ocasiones, el buen porteo cuida la espalda y el suelo pélvico. Recomendamos la lectura de este artículo y este otro, ambos del sitio web Fisio Bym – Fisioterapia para mamás y bebés de Lorena Gutiérrez, Fisioterapeuta especializada en embarazo, posparto, desarrollo del bebé, suelo pélvico y porteo ergonómico.

Aconsejamos también leer sobre Porteo no hiperpresivo® y Porteo Consciente® (marcas registradas de Nohemi Hervada) conceptos que invitan a utilizar formas de portear en las cuales el cuerpo sufra lo menos posible y el suelo pélvico no reciba más presión de la debida. “Una de las bases del Porteo Consciente es mirar el impacto del mismo en el cuerpo del porteador. El suelo pélvico es uno de los afectados en el porteo, sí o sí hay que cargar un peso y eso sin duda hace que nuestro sistema se vea perjudicado. Pero si sabes como hacerlo puedes minimizar ese impacto.” Fuente: Asesoras Continuum.

Les dejamos varios videos:

Fulares Prearmados: Errores Frecuentes y Buena Postura

Durante este último año los fulares prearmados se han hecho muy populares en Argentina, convirtiéndose en una buena opción para aquellas familias con miedo a los nudos del fular tradicional. Lo cierto es que aun con sus limitaciones (van por talle según el adulto, sólo permiten ser usados en una posición y alrededor de los 8 kilos dejan de ser funcionales) han ganado terreno y son muchos los padres que los eligen.

En este post te planteo los errores más frecuentes al utilizarlos y cómo lograr una buena postura según la edad de tu bebé.

Espalda mal colocada: La espalda del fular prearmado es de tela rígida, similar a un chaleco. Es un error muy común que esta tela se vea desde el frente. Para evitar este problema antes de poner al bebé debemos colocar bien el potabebé y cubrir nuestra espalda con la tela.

Prearmado01

Bebé colgando (o asiento deficiente) + ropa inapropiada para portear: No sólo es necesario desplegar la tela elástica sobre el cuerpo del bebé, además debemos colocar correctamente su pelvis y subir bien sus rodillas, logrando una adecuada posición de “ranita”. Respecto de la ropa: los pantalones con pie incluido (llamados también enteritos, ositos o ranitas) dificultan la posición correcta de pelvis y cadera al tiempo que llevan presión sobre los pies del bebé; por lo cual no son adecuados para portear.

Prearmado02

Tela insuficientemente desplegada: No cubrir en forma pareja la espalda del bebé es, sobre todo, peligroso y da, además, un soporte inadecuado a su columna vertebral.

Prearmado03

Espalda colocada correctamente: Antes de colocar al bebé ubicar en forma correcta la espalda del fular prearmado.

Prearmado05

Posición correcta para recién nacidos y bebés pequeños: Tela adecuadamente desplegada sobre su cuerpo, sin arrugas. Ambas bandas elásticas abarcando la apertura de rodilla a rodilla y toda la espalda. Pelvis basculada. En el caso de recién nacidos, respeto por su apertura fisiológica (los empeines del pie apoyan contra el cuerpo del adulto) y buen soporte de cabeza/ cuello. Para lograr esto es posible que debamos utilizar la banda adicional, tensando la tela sobre la zona cervical, dado que el prearmado por su diseño no provee tensión en la misma. Ropa sin pie incluido. Cabeza reposando sobre el pecho, cubierta en lo posible por tela. Vías respiratorias despejadas. Bebé a un beso de distancia, en posición erguida.

Prearmado04

Utilización en bebés mayores: Para la etapa más activa (bebés mayores a 3 meses) sugiero dejar brazos por fuera y utilizar siempre la banda extra colocándola debajo de las axilas, cruzando atrás y anudando bajo la cola del bebé. Para reforzar aun más el asiento podemos pasar sobre sus corvas y anudar en el medio.  Pelvis basculada, rodillas bien altas, apertura ergonómica de 90/100°. Cola del bebé ubicada a la altura del ombligo del adulto. Correcta tensión en la tela de la espalda (tensionar sin temor). En caso de que el bebé se duerma cubrimos sus brazos desplegando más las bandas cruzadas y su cabeza con alguno de los tirantes de los hombros.

Prearmado06

Texto original en: http://cangureandoporteo.blogspot.com.ar/2016/06/fulares-prearmados-errores-frecuentes-y.html 

¿Qué tela elijo para hacer un fular?

Las telas ideales para hacer un fular elástico, acá en Argentina (con las opciones en el mercado), son los algodones con elastano o un algodón orgánico (idealmente, aunque es difícil de conseguir y de costear). También se puede conseguir algodón con lycra o similar. Lo importante y a tener en cuenta es que no estire demasiado, que no se vea a trasluz, que la trama sea cerrada (el modal no es una opción viable). Para un fular rígido, se complica un poco. Se consiguen menos opciones, aunque lo ideal dentro de la oferta es el lienzo.

Las medidas estándar suelen ser 4,5 o 5 metros por al menos 60 cm de ancho.

Para más información acerca de costura, telas y fabricación de portabebés, les sugerimos unirse a este grupo: https://www.facebook.com/groups/877003372369316/