¿Qué es el dilema obstétrico? (*)

WhatsApp Image 2020-02-28 at 16.21.41

Texto original de The Baby Historian.

Traducción de Virginia Eleit.

La gestación, el parto y el desarrollo humano fueron siempre focos de estudio, investigación y discusión. Muchos autores sostienen que el bebé humano nace inmaduro y que debería permanecer en el útero materno durante más tiempo. Pero, ¿qué pasaría si en realidad nacemos de esa manera para desarrollar otras capacidades inherentes a nuestra especie? Este nacimiento “prematuro” ¿es en realidad necesario para el desarrollo cultural?

Esta es una traducción (autorizada por la autora, Aradia Wydham), resumen y adaptación del artículo “What is the Obstetrical Dilemma?”.

Una de las teorías más recientes sobre el dilema obstétrico presenta una disyuntiva entre el hecho de que la pelvis femenina es demasiado angosta para la bipedestación y para soportar la duración de la gestación. Por lo tanto, las mujeres resultan menos eficientes en la bipedestación que los hombres, dan a luz a bebés relativamente más prematuros que otras especies y necesitan asistencia médica especializada para poder parir de manera saludable.

Washburn, en su artículo “Tools and Human Evolution” (“Las herramientas y la evolución humana”), establece que el dilema obstétrico es parte de la conciencia popular. Esa madre lenta, que lleva al bebé en brazos, no puede cazar y, la combinación de la mujer cuidadora de sus bebés vulnerables y el hombre cazador, impuso un patrón fundamental en la organización social de las especies humanas (Washburn, 1960).

A pesar de que el dilema obstétrico fue desacreditado desde 1973, el racismo, la misoginia y la dependencia física de los infantes (que son la base de esta teoría) han permanecido (o aumentado) en la cultura occidental y se han esparcido en todo el mundo.

Esta lógica sostiene que, si la pelvis de una mujer es un problema durante el parto, hay que realizar una cesárea. El aumento de esta práctica elevó la tasa de mortalidad materna. El dilema obstétrico no es solamente científicamente inapropiado, sino que, además, está matando mujeres sanas que tienen tres veces más posibilidades de morir en una cesárea que en un parto vaginal (Mascarelle, 2017).

Es importante saber que hay algo realmente beneficioso sobre nuestra pelvis angosta y el parir bebés con cabezas grandes. De otro modo, no hubiera sido posible que nuestros ancestros evolucionen y nos sigan heredando pelvis angostas a los más de 7 mil millones de habitantes que hay hoy en la tierra. La selección natural favorece al angostamiento de la pelvis para la bipedestación y al nacimiento de bebés con cabezas grandes. Las cabezas de los recién nacidos se deforman durante el parto porque pueden hacerlo y no por que deban hacerlo. Los huesos del cráneo no están unidos hasta una adultez temprana, mucho después de que el cerebro llega a su tamaño final. Por lo tanto, no es una adaptación solo para el nacimiento sino para poder adaptarse al rápido crecimiento del cerebro.

Entonces, ¿por qué nacemos con menos meses de gestación respecto a otras especies?

A pesar del pequeño cerebro al nacer, los recién nacidos humanos no necesitan una gestación “extra”, en realidad, comparados con simios más precociales, los humanos gestan por más tiempo y dan a luz a recién nacidos proporcionalmente más grandes.

Entonces, hay ciertas restricciones en cuanto al tamaño de la cabeza y el desarrollo, pero el tamaño de la pelvis no tiene nada que ver con ello.

En vez de considerar las limitaciones y la vulnerabilidad del recién nacido como algo negativo, deberíamos tener en cuenta los beneficios y apreciarlos.

A menudo, la comparación es entre los recién nacidos y los chimpancés. Para que nuestros bebés nazcan tan precociales como los de un chimpancé, necesitarían permanecer en el útero unos 16 o 18 meses. Imaginemos perdernos 9 meses de la vida de nuestros bebés solo por mantenerlos más tiempo en la panza y, aún más importante, pensemos en lo que se estarían perdiendo de experimentar. Les doy una pista: mucho aprendizaje. En especial, aprendizaje social.

Como físicamente somos especies bastante débiles, necesitamos de la tecnología para sobrevivir y la tecnología proviene de la cultura, construida, a su vez, por otras personas. Nacer con una mente débil, pero inteligente y con sentidos bien agudos, pero físicamente incapaces, obliga a que el recién nacido esté rodeado de otras personas para cuidarlo de manera permanente, y de esa forma, puede aprender sobre su cultura y sobre lo que lo rodea.

Como especie, gestamos el tiempo que necesitamos gestar y parimos de manera tal que necesitamos a otras personas para que nos cuiden. Nuestras crías nacen con una mezcla perfecta de inteligencia y vulnerabilidad para asegurarnos un aprendizaje social permanente y un crecimiento cerebral lo suficientemente rápido.

De la dependencia de los cuerpos a la autonomía de sostén y de apoyo (*)

luma-pimentel-1vnB2l7j3bY-unsplash

(*) Por Silvina M. Aiello: Psicomotricista. Consultora en Porteo CEB.

En el devenir del desarrollo, el bebé pasa de la indiferenciación y dependencia del adulto a una construcción progresiva de diferenciación y autonomía de los cuerpos. Esta dependencia se debe a que el cachorro humano, a diferencia de otros mamíferos, necesita de un tiempo de maduración y desarrollo que se realiza fuera del útero materno, y precisa inevitablemente del vínculo humano, relación atravesada por el lenguaje. Estas primeras relaciones son esencialmente relaciones corporales, en las que el contacto con el cuerpo del adulto toma entidad de necesidad vital.

Daniel Calmels, psicomotricista y escritor argentino, plantea justamente que “una necesidad básica del recién nacido es el sostén materno, necesidad de marcada importancia con relación a otras, fundamentalmente porque el nacimiento se caracteriza por un pasaje del organismo de la madre al mundo externo, con la consecuente pérdida del entorno envolvente que lo sostenía” (Calmels, D., 2001). Y desarrolla una diferenciación interesante entre los términos “sostén” y “apoyo”, que nos permiten pensar el desarrollo del bebé y, junto a él, la función del porteo como acompañamiento de ese desarrollo singular.

Para el autor, el apoyo refiere específicamente al “contacto, fuente de información a partir del roce, de la presión, de la acomodación del cuerpo sobre las superficies” (Calmels, D., 2010), que está dada en esta primera etapa principalmente por el contacto con el cuerpo de quien lo sostiene. Por su parte, el sostén pone en juego “el lazo de unión con el otro”, está referido a la postura humana. “En el niño de brazos, sostén y apoyo se amalgaman”, por lo que es más pertinente hablar de sostén de apoyo. “El niño no puede sostenerse, o sea, variar y mantener una postura por sus propios medios. En este sentido, sostener es mantener firme, dar respaldo y continencia (referido aquí a quien no lo puede obtener por sus propios medios). Apoyar, en cambio, sería brindar espacios de contacto para que el sostén pueda desarrollarse. En la medida en que el niño puede sostenerse por sus propios medios, sus apoyos varían” (Calmels, D., 2012).

En la práctica del porteo, los contactos están dados por el cuerpo del adulto y la tela como extensión corporal, sosteniendo al bebé en posición erguida y, por lo tanto, configurándose un tipo de contacto que está dado por la suspensión del cuerpo del bebé entre la tela y el tronco del porteador. Mientras más pequeño sea el bebé, conforme su desarrollo, mayores deberán ser los puntos de contacto con el portabebé, evitando efectos no sólo en tanto forzamiento del sistema óseo-músculo-articular, sino también a nivel de la organización tónico-postural y motriz.

A medida que el bebé crece, las necesidades y demandas de contacto y de movimiento se van transformando: los modos de sostén (del pecho del adulto al brazo, a la mano, a la  mirada o a la presencia de la voz) ya no están basados en contactos de apoyo, pues al mismo tiempo la base de sustentación se va reduciendo (de los brazos de la madre, a la cuadripedia, a la sedestación, a la bipedestación, inclusive a la posibilidad de saltar, que implica la pérdida de los apoyos).

Es por eso que cuando hablamos de porteo tenemos que pensarlo desde un punto de vista dinámico, en movimiento constante, como sucede con el desarrollo mismo. La dirección del desarrollo propone el pasaje de una relación de dependencia corporal del adulto, a una progresiva autonomía de sostén y de apoyo.

Calmels, Daniel (2010). “Juegos de crianza. El juego corporal en los primeros años de vida”. Editorial Biblos, 3ra. edición. Buenos Aires, Argentina.
Calmels, Daniel (2012). “Del sostén a la transgresión. El cuerpo en la crianza”. Editorial Biblos, 3ra. edición. Buenos Aires, Argentina.

Porteo y verticalización atlas axis (*)

(*) Por Sabrina Critzmann: médica pediatra, exdocente de embriología por la Universidad de Buenos Aires y docente de Crianza en Brazos Escuela de Porteo.

El atlas es la primera vértebra cervical. Posee unas carillas planas superiores donde se apoyan los cóndilos del cráneo, y se articula medialmente con la segunda vértebra cervical, el axis, a través de la articulación atlanto axoidea. El axis es la segunda vértebra cervical, y posee un “diente”, también llamada apófisis odontoides, que va a participar directamente en la articulación nombrada.

Graf1

Estas vértebras van a estar en contacto en varios puntos, pero vamos a hablar puntualmente de la articulación atlanto axoidea. El diente del axis se mete por dentro del agujero más grande (foramen o agujero medular, por donde pasa la médula espinal) del atlas, y queda contenido por un ligamento que se llama ligamento transverso.
Graf2

Esta articulación es del tipo trocoide o pivote, y lo que le permite es precisamente un movimiento monoaxial de pivotear (rotar alrededor de un eje central).

Por adentro del agujero medular, pasa la médula espinal. Si el ligamento transverso se rompiera, el diente del axis se podría mover en otro ángulo y lesionar la médula.

Hecha esta introducción, vamos a lo que suelen “criticarle” al porteo en vertical con argumentos “científicos”.

Se plantea que tener al bebé en posición vertical es inviable por el peso de la cabeza, y que produce una luxación del atlas, una compresión de los nervios vagos y una disfunción visceral, que tendría que ver con los cólicos.

Vamos por partes:

  • Una luxación es una lesión en la que una articulación se desplaza de su posición normal. El atlas es un hueso, no se puede luxar. Si habláramos de una luxación de la articulación atlantoaxoidea, estaríamos hablando de la disfunción del ligamento transverso, y de lesiones de la médula por desplazamiento del axis con consiguiente movimiento de su diente, lo cual podría provocar parálisis o directamente la muerte. Bastante más grave que un cólico.

 

  • Los bebés no nacen con los huesos osificados, sino que presentan algunos núcleos de osificación que se van desarrollando a medida que crecen (por ejemplo, la rótula no se osifica hasta los 3-4 años). El atlas, el axis y las otras vértebras no son excepción.

 

El atlas está formado por tres centros de osificación primarios y continúa su osificación hasta el 5/8vo año de vida.

El axis se desarrolla a partir de cinco centros de osificación primarios y finaliza su formación entre los 6 y 12 años.

Graf3

Arriba: imagen de Embriología médica (Langman). Abajo: Imagen propiedad del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca – Murcia/ES.

  • Como podemos ver, las vértebras durante la infancia no son huesos sólidos que se rompen fácilmente, sino que están formadas en gran parte por cartílago que luego se osificará. Esto permite, por ejemplo, los movimientos del parto y la capacidad de la cabeza del bebé a adaptarse al canal sin lastimar su médula. También amortiguan, por su gran contenido de agua en el cartílago, el peso de la cabeza durante su desarrollo.

 

  • El nervio vago o neumogástrico (llamado así porque “vaga” por el cuerpo, es un nervio muy largo que va a dar ramas para muchísimos órganos) nace en el bulbo raquídeo y sale por un agujero de la base del cráneo, en conjunto con el paquete vásculonervioso del cuello. Se relaciona hacia anterior con las apófisis transversas del atlas. Las contracturas musculares pueden llegar a causar compresiones y disfunciones de estos nervios, y es útil la higiene postural (evitar sacudir al bebé, o cambios bruscos de posición), evitar cosas que compriman la cabeza del bebé (gorritos o vinchas) y la osteopatía cuando vemos casos de bebés muy irritables o con dificultades en la lactancia o la deglución.

 

  • Con respecto a los cólicos, existe un importante sobrediagnóstico de los mismos: cada vez que llora un bebé pequeño, se suele decir que tiene cólicos y que esto es debido al “dolor de panza”. Cada vez se están pensando más los cólicos como un tema neurológico de adaptación al medio extrauterino y no como una cuestión gastrointestinal (la cual tiene otro nombre, disquecia del lactante). También se ponen en jaque las expectativas del adulto en relación al bebé. Por eso, generalmente, los cólicos mejoran con dos cosas: la lactancia materna, y la crianza en brazos, a demanda.

 

Fuentes:

  • Langman, Embriología médica. Edición 12.
  • R. M. Sánchez Jiménez, C. Fernández Hernández, C. Serrano Garcia, E. Doménech Abellán, M. Santa-Olalla Gonzalez, A. Gilabert Úbeda; Murcia/ES. Luxación Cráneo-Cervical en la edad pediátrica. UNA ENTIDAD CATASTRÓFICA Congress: SERAM 2014 Poster No.: S-0207 DOI:10.1594/seram2014/S-0207
  • J. F. MARTINEZ, M. NAVARRO y A. GIMÉNEZ, Rev Esp Cir Osteoart 1993; 28: 47-50, Aplasia del arco posterior del Atlas
  • Úbeda-Pérez de Heredia, Íñigo Montañés-Uceda,  Antonio J. Sobrá-Hidalgo, Gregorio A., Hospital FREMAP Sevilla. Servicio de Traumatología. Rev. S. And. Traum. y Ort., 2013; 30 (2/2): 63-66 Agenesia completa del arco posterior del atlas. Revisión bibliográfica a propósito de un caso.
  • Lactancia Materna: guía para profesionales. Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, 2004

 

El porteo vertical: ¿fuerza la columna del bebé?

Texto: María Pía Piccirilli

Consultora en Porteo Ergonómico Escuela Crianza en Brazos ®, Doctora en Astronomía, docente de Física en la Universidad Nacional de La Plata.
Mayo de 2019

Es frecuente escuchar que los bebés no deben ser porteados en vertical porque la
verticalización, cuando aún no alcanzan la postura por sí mismos, obliga al bebé a sostener pesos para los que aún no está preparado, como por ejemplo el del propio cráneo.

Para desarrollar la idea, se plantean las siguientes preguntas que serán respondidas
individualmente:

1. ¿Puede el porteo vertical forzar la columna del bebé?
2. ¿Es importante el portabebé para respetar la columna de el/la bebé/niño/niña?
3. ¿Se puede portear en vertical si el/la bebé aún no se sienta solo/sola?
4. ¿Descansa sobre el Atlas (la primera vértebra cervical) todo el peso del cráneo en una postura de porteo vertical?
5. ¿Se apoyan una vértebra sobre la otra?
6. ¿Por qué no usar mochila antes de que el/la bebé se siente solo/sola?

 

1. ¿Puede el porteo vertical forzar la columna del
bebé?

Sí, puede. Por eso la importancia de que el porteo sea ergonómico. En caso de que el
bebé sea forzado por la posición de porteo a rectificar su columna cuando aún no se sienta por sí mismo/misma no se está respetando su etapa de desarrollo. Este es el caso de las mochilas llamadas “colgonas” y también de los portabebés mal utilizados. Aún cuando los/las niños/niñas ya adquieran por sí mismos la postura de sedestación, se puede estar forzando su postura si el portabebé no es el indicado o no se utiliza de manera correcta (figura 1).

Figura 1: Las imágenes muestran un/a bebé/niño/niña siendo porteado de cara al mundo tanto en una mochila de tipo “colgona” como en un fular utilizado de manera no adecuada. Imágenes exclusivas de Crianza en Brazos.

 

2. ¿Es el portabebé importante para respetar la columna de el/la bebé/niño/niña?

Por supuesto, por eso se recomiendan portabebés que permitan colocarse de manera
tal de respetar la postura fisiológica del bebé, y que su uso sea el adecuado y esté correctamente utilizado. Lo ideal es que el portabebé provea soporte punto por punto cuando todavía no alcanzan la postura de sedestación por sí mismos/mismas.

 

3. ¿Se puede portear en vertical si el/la bebé aún no se sienta solo/sola?

Sí, procurando dar ajuste punto por punto (fulares y bandoleras pueden proveerlo
correctamente), buscando respetar y mantener la posición fisiológica (piernas en flexión, rodillas más altas que la cola, pelvis en retroversión, espalda redondeada, muslos en abducción respetando la apertura natural[3]), asiento profundo y buena tensión.

 

4. ¿Descansa sobre el Atlas (la primera vértebra cervical) todo el peso del cráneo?

No, si se portea de manera correcta. Esto puede analizarse desde el punto de vista de
la física.

Modelando el cráneo como una partícula, se puede estudiar su dinámica. Esta aproximación es válida, ya que no se abordan movimientos como rotaciones, estiramientos, compresiones o estructuras internas del cráneo en este análisis en particular.

Considerando que está siendo correctamente porteado y se encuenta en reposo (es
decir que no se desplaza, su velocidad es cero), la segunda Ley de Newton (1)
indica que no debe haber fuerzas netas actuando sobre él. Si no hay fuerzas netas actuando sobre una partícula, la aceleración es cero. La aceleración es el cambio temporal de la velocidad. Por ende, la velocidad no cambia. Si originalmente la velocidad es cero, lo seguirá siendo.

Como esta ley es una igualdad, vale la recíproca: si está en reposo, su velocidad no
cambia, por ende no está acelerado y no hay fuerzas netas actuando sobre la partícula.

¿Esto significa que no hay ninguna fuerza actuando? No, significa que las fuerzas están perfectamente compensadas. La fuerza siempre presente e ineludible actuando sobre el cráneo y cada una de las vértebras, es la gravedad. Pero… el bebé no se cae (ni él/ella ni ninguna de sus vértebras). Entonces significa que hay una fuerza igual y opuesta actuando sobre el cráneo. ¿Cuál? Veamos un esquema de la situación esquematizada en la figura 2.

IMG_20190513_115651253

Figura 2: Se representalas fuerza peso y la fuerza de vínculo resultante en el eje
vertical actuando sobre el cráneo de un/a bebé porteado/a de manera ergonómica. Imagen exclusiva de Crianza en Brazos.

 

La fuerza opuesta se denomina en este caso fuerza de contacto, porque es el resultado de estar en contacto con un agente. A toda fuerza aplicada sobre un cuerpo le corresponde una reacción sobre el agente que la produce (2) [1 y 2].

Entonces, ¿quién es el agente que produce la fuerza de contacto? Sea cual sea, tiene que tener componentes en la misma dirección que la gravedad, es decir, en sentido vertical.

Si el bebé está en posición adecuada, no estará alineado con el atlas y, por ende, no puede depositarle todo su peso a esta primera vértebra. En general, la fuerza de contacto la provee el pecho del porteador. También puede estar provista por una franja de tela tensa o por un pequeño almohadoncito en la zona cervical (generalmente implementado con la cola de la bandolera o con una tela enrollada en el borde superior del fular). El agente que provea esta fuerza recibirá una reacción igual y contraria, es decir que si sostiene el peso del cráneo está “soportando” este mismo peso. Mientras este agente esté preparado para recibir y contrarrestar esa fuerza (pecho firme del porteador, fular bien tenso, etc.) el bebé no tiene por qué estar sosteniéndola por sí mismo/misma si está relajado y en la posición correcta.

Es decir, que una posición adecuada de porteo y una tensión correcta aseguran que el cráneo NO deposite todo su peso su peso sobre el atlas. Es cierto que el cráneo no está suelto, así que habrán otras fuerzas participando también en otras direcciones, pero lo que sí es seguro es que el bebé no es el agente que provee la fuerza que sostiene por completo el peso de la cabeza.

¿Puede existir una configuración postural donde esto sí suceda? Claro, colocando la cabeza obligadamente sobre las vértebras, es decir, rectificando su columna (caso de los portabebés “colgones”).

****

(1) La segunda ley de Newton vincula las fuerzas resultantes sobre una partícula con la aceleración que ésta adquiere, a través de una constante de proporcionalidad que es la masa. Es decir que si se aplican muchas fuerzas sobre un objeto, su aceleración será proporcional a la fuerza neta (sumatoria de todas las fuerzas aplicadas) e inversamente proporcional a la masa. A mayor fuerza neta, mayor aceleración, y a mayor masa, menor aceleración. La fórmula es: F = m a [1, 2].

(2) Tercera Ley de Newton: principio de acción y reacción. Las fuerzas se encuentran siempre de a pares, cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, este último ejerce una fuerza de igual intensidad y sentido.

 

5. ¿Se apoyan una vértebra sobre la otra?

Analicemos en la figura 3 un diagrama donde se indica únicamente la fuerza peso
sobre algunas de las vértebras en una posición correcta de porteo en comparación con una posición verticalizada.

Recordando que, para permanecer en reposo, debe existir una fuerza de igual magnitud, igual dirección y sentido opuesto, en tanto las vértebras no estén alineadas unas con otras, la vértebra subsiguiente no será el agente que proporcione la fuerza de contacto en su totalidad. Por lo tanto, una vértebra no apoya todo su peso sobre la siguiente. ¿Cuál es la excepción? La verticalización, igual que el caso anterior.

00

Figura 3: La figura muestra una infografía donde se esquematiza un/a bebé en posición adecuada de porteo, con la espalda redondeada (izquierda), y en posición forzada de verticalización (derecha). En el segundo caso, el peso de las vértebras recae una sobre la otra.  Imágenes exclusivas de Crianza en Brazos.

6. ¿Por qué no usar mochila antes de que el/la bebé se siente solo?

Lo importante no sólo es lograr la posición al colocar el portabebé, si no mantenerla.
De ahí la importancia del sostén punto por punto. Si el portabebé se encuentra flojo o
no provee el ajuste correspondiente (es el caso de los portabebés de panel fijo o de los fulares/bandoleras mal colocados o faltos de tensión) puede ocurrir que el/la bebé deslice de costado la parte superior de su cuerpo mientas la parte inferior queda bloqueada en el asiento. Viendo la posición desde atrás se pueden apreciar una o más curvas cuando debería observarse, aproximadamente y en proyección, una línea recta (figura 4).

001

Figura 4: Ejemplos en los que la columna del bebé está en posición correcta (izquierda), y caso en el que la falta de tensión permite adoptar una posición no recomendada para el porteo vertical (derecha). Imágenes exclusivas de Crianza en Brazos.

 

Si bien tampoco una vértebra deposita su peso directamente sobre la otra, la fuerza de
contacto no estará totalmente provista por el porteador o por la tela. Como la columna
del bebé no es una torre jenga, se puede observar que no se cae, aunque no estuviera
alineada. Aquí las uniones intervertebrales están proveyendo las fuerzas de tensión para conservar la estructura. Esto somete al bebé a esfuerzos para los que no está preparado aún.

Por ende, un ajuste punto a punto es importante antes de que el/la bebé adquiera por sí mismo/misma la posición de sedestación. Esto no está garantizado por un determinado portabebé en sí, pero lo hará el uso correcto del portabebé adecuado.

Conclusión

El porteo ergonómico vertical correctamente practicado no obliga al bebé a sostener el peso de su cráneo sobre su columna ni tampoco la sucesiva suma de pesos sobre la vértebra subsiguiente a lo largo de toda la columna. De ahí la importancia de portear correctamente. Si tiene dudas, consulte con una asesora/asesor de porteo quien seguramente podrá asistirla/asistirlo en la forma adecuada de portear.

Lo ideal es que cada familia cuente con la posibilidad de recibir información correcta y adaptada a su contexto para luego tomar la decisión que les resulte más adecuada a sus necesidades y expectativas de porteo.

La información provista aquí es general y supone un/a bebé nacido a término y sin observaciones particulares de salud (prematurez, retraso motor o neurológico, discapacidad, etc.). NINGUNA información aquí provista reemplaza la consulta con un profesional idóneo de la salud en el área correspondiente.

7. Licencia

La autora otorga sobre el texto una licencia Creative Commons[4] del tipo AttributionShareAlike 4.0 International (CC BY-SA 4.0)[5], la cual permite compartir (copiar y distribuir el material por cualquier medio o formato), adaptar y construir en base a este texto nuevo material, siempre y cuando se de el crédito adecuado a la fuente y se indiquen los cambios realizados, manteniendo las mismas condiciones de la licencia otorgadas al artículo original (dando el link correspondiente al enlace de la licencia).

Referencias

[1] Física I, Ed. Santillana, R. A Aristegui, C. F. Baredes, J. A. Dasso, J. L. Delmonte,
D. P. Fernández, C. I. Sobico, A. M. Silva, 1999.
[2] Física I, 3ra edición, Ed. Thompson, Raymond A. Serway, John W. Jewett Jr., 2003.
[3] A baby wants to be carried, Evelin Kirkilionis, Ed. Pinter & Martin, 2014.
[4] https://creativecommons.org/
[5] https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0/

Porteo en bebés prematuros

WhatsApp Image 2018-11-15 at 20.56.57

Foto del libro Bebés Canguro

 

En este post reunimos algunas apreciaciones importantes sobre porteo y bebés prematuros.

Los bebés nacidos pretérmino pueden necesitar cuidados especiales. Recomendamos, ante todo, consultar a una persona con formación en porteo, idealmente en conjunto con el equipo profesional que atienda a ese bebé (si corresponde).

Como siempre, la posición más segura y recomendable para los bebés será la posición vertical en decúbito ventral, “como una pequeña ranita” (*).

El porteo ergonómico nos ayuda a crear ese espacio transicional donde invitamos al bebé a conocer e interesarse por este mundo, en forma gradual y amorosa, brindándole lo más próximo a los estímulos intrauterinos.

¿Qué cosas debemos tener en cuenta a la hora de portear un bebé pretérmino?

El tipo de portabebé. Si todos los recién nacidos necesitan un portabebé que acompañe su desarrollo, estos bebés lo requieren aun más. Por ese motivo será indispensable elegir adecuadamente el tipo de portabebé. Nos inclinaremos más por aquellos que ofrecen un ajuste punto a punto óptimo (fulares, bandoleras) por sobre otros con un ajuste menos eficiente (prearmados, mochilas).

Su tono muscular. Suele suceder que gran parte de los bebés prematuros posean un tono muscular bajo (hipotono). En estos casos será ideal elegir una tela resistente, pero amable con su cuerpo, como un fular o bandolera tejidos. El tejido le otorgará más estabilidad e información.

Su organización postural. También es usual que ocurra que los bebés prematuros no tengan una buena organización postural y se necesite trabajar en su postura. El porteo les brindará la posibilidad de mejorar este aspecto de una manera segura, relajada y cómoda para ambas partes.

Algunos bebés pueden estar muy irritables debido a los estímulos y vivencias propias de la neo (sonidos, luces, intervenciones sobre sus cuerpos). El porteo en estos casos les proporcionará un espacio de calma y seguridad.

Si el bebé requiere otro tipo de cuidados, en estos casos será indispensable conversar el mejor modo de cargar a ese peque con el equipo que lleve adelante su seguimiento.

¿Qué beneficios tiene portear a un bebé pretérmino?

¡Muchísimos!

  • Proporciona mayores oportunidades de experiencias vestibulares (contribuye en el futuro desarrollo del equilibrio).
  • Brinda estimulación propioceptiva similar a la que ocurre dentro del vientre materno.
  • Ayuda a reducir el gasto energético y, por ende, a ganar peso más rápidamente.
  • Colabora con la reducción del estrés y el dolor.
  • Reduce la aparición de apneas respiratorias.
  • Colabora con su postura y tono muscular.
  • Disminuye el estrés y el dolor.
  • Favorece la lactancia materna exclusiva.
  • Ayuda a prevenir la depresión posparto.
  • Mejora la calidad de los vínculos.
  • Beneficia la digestión y ayuda a expulsar los gases.
  • Disminuye los cólicos del lactante.

 

¿Tenés dudas? Contactanos. No dejes de vivir una experiencia irrepetible, con inmensos beneficios para toda la familia.

(*) Concepto de la médica pediatra colombiana Nathalie Charpak del libro Bebés Canguro (2005).

 

Post escrito en colaboración con María Fernanda Iroumé (terapista ocupacional y consultora Crianza en Brazos) y Leticia de Zavaleta (terapista física, terapeuta de neurodesarrollo y consultora Crianza en Brazos), ambas parte de nuestro equipo interdisciplinario de profesionales de Crianza en Brazos Escuela de Porteo.

Cochecitos, portabebés y desarrollo de la columna vertebral de los bebés

Muchos padres [padres, madres u otros cuidadores] no pueden concebir la vida sin un cochecito, un huevito para transportar a su bebé, o ambos. Muchos pediatras recomiendan que los recién nacidos y niños pequeños permanezcan tendidos en forma horizontal sobre sus espaldas en un cochecito y no sean llevados, con el fin de evitar forzar sus cuerpos aun en desarrollo. Sin embargo, dejar a un bebé sobre su espalda en un cochecito es, de hecho, más estresante tanto a nivel físico como emocional. Puede incluso inhibir algunos tipos de desarrollo físico. Ser llevado o porteado (cargado en un portabebé) con el soporte adecuado a su cuerpo es a menudo preferible para ambos: bebé y madre. El porteo vertical optimiza el crecimiento físico, emocional e intelectual del bebé.

La columna vertebral humana no es perfectamente recta, aunque podría parecerlo desde el frente o la espalda. Cuando es vista de lado, la columna muestra cuatro curvas leves, resultando en una forma de S alargada. Estas curvas nos ayudan a mantener la flexibilidad y el equilibrio, y absorben el estrés físico que nuestro cuerpo y columna sufren durante el día.

Pero no nacemos con estas curvas. Se desarrollan gradualmente como resultado de la respuesta y adaptación de nuestro cuerpo a la gravedad. Al momento de nacer, los bebés se encuentran en un estado de flexión, lo cual significa que su columna posee la forma natural de una larga C (convexa).

Oti C

 

Inicialmente, un bebé no tiene la fuerza ni las curvas en su columna para sostener su cabeza. Pero a medida que sus músculos se fortalecen, será capaz de elevar su cabeza en contra de la fuerza de gravedad y una curva comenzará a desarrollarse en su cuello (la curva cervical) para ayudarlo a balancear su cabeza.

columna

Más tarde, cuando comience a gatear e impulsarse a sí mismo en posición vertical, la curva de su espalda baja (curva lumbar) y los músculos que sostienen su espalda comenzarán a desarrollarse también.

Acostar [durante largos períodos de tiempo] a un bebé pequeño en forma horizontal sobre su espalda estira su columna alejándola de su natural forma de C y transformándola en una línea recta. Esto no sólo es estresante para su columna, sino que también puede tener un impacto negativo para el desarrollo de sus caderas. También ha sido demostrado que causa plagiocefalia (cráneo deformado, aplanado en la parte posterior o en uno de sus lados; generalmente requiere de un casco para corregir y volver a formar correctamente la cabeza) y cuerpos deformados con escaso tono muscular.

Dado que los huevitos y sillas de auto ayudan a mantener la forma original convexa de la columna, pueden interferir en la formación de las curvas naturales y el desarrollo del tono muscular. Por el hecho de que soportan la cabeza y el cuello del bebé evitan que éste use sus propios músculos para sostener su cabeza. Esto puede ser un serio problema cuando los bebés pasan la mayor parte de su día en el huevito o cochecito (no estamos sugiriendo que los portabebés deberían reemplazar las sillas de auto para transportar al bebé dentro de un automóvil).

Cuando un bebé es cargado en forma vertical, sin embargo, es capaz de practicar varios movimientos compensatorios, mejorando su fuerza muscular y permitiéndole mayor control sobre sus habilidades de motricidad gruesa y fina. Cuando la madre [o el adulto que lo carga] camina, para o gira, el cuerpo del bebé naturalmente trabaja contra la fuerza de gravedad para mantenerse en posición erguida.

Si este es el caso, ¿por qué algunos insisten en que la posición horizontal es tanto mejor para los bebés, a pesar de toda la evidencia que indica lo contrario? Esta asunción podría deberse al conocimiento de los portabebés verticales de los años 80’s y 90’s, con la típica falta de soporte para la cabeza y cuello, agujeros para las piernas, ningún soporte para las piernas, más parecido al arnés de un paracaídas que a un dispositivo para llevar a un tierno recién nacido. Quizás vieron tantos bebés mirando hacia afuera mientras eran porteados que asumen que todos los portabebés no ofrecen soporte. Ese tipo de portabebés no posee un soporte adecuado para las piernas y puede causar diplasia de cadera.

ColgonaVS.ErgoCEB

 

Cuando miran hacia el frente, su centro de gravedad se apaga. El peso se posiciona en los hombros y pecho del bebé, a menudo presionando sus hombros hacia atrás y ahuecando su espalda aun más. También lleva presión a la base de su columna y a los muslos internos del bebé, y es muy estresante para su cuerpo.

¿Cómo, entonces, deberíamos cargar a nuestros bebés?

Cuando un bebé es llevado, debería estar orientado siempre hacia su madre [o adulto que lo lleve]. Idealmente, la tela del portabebé debería extenderse hasta la parte de atrás de sus rodillas, lo cual posiciona apropiadamente su pelvis y su columna. Los portabebés verticales que dan soporte a las piernas, cargando al bebé como lo haríamos en brazos naturalmente no comprometen la columna ni la cadera del bebé.  Una madre, usando sus brazos o una simple pieza de tela puede dar soporte a las piernas de su bebé (separadas, flexionadas y con las rodillas dobladas), brindando también soporte a su cadera y columna. En lugar de tela en la entrepierna (que no da soporte alguno a las piernas), los portabebés ergonómicos ponen al bebé en una posición que sostiene sus piernas. Si el bebé aun no sostiene su cabeza, además, el portabebé deberá proveer ese sostén.

Esta posición de “ranita” es la que los bebés están programados para asumir cuando son levantados en brazos.

 

Cargar un bebé es la manera además de fomentar un apego emocional seguro y un buen desarrollo cognitivo. Le da al bebé la oportunidad de aprender acerca del lenguaje, las expresiones faciales, el medio ambiente y mucho más, gracias a su posición y su proximidad al adulto. Se sienten más seguros y están más alertas cuando se encuentran en esta posición vertical. Lejos de “malcriar” al bebé o crear un “tirano”, se satisfacen las necesidades del bebé de contacto, cercanía y calor.

En resumen, dejar a los bebés pequeños en posición horizontal sobre sus espaldas en un cochecito o restringidos a un huevito o silla de auto no es mejor para sus cuellos, columnas, caderas ni mentes. Los bebés están destinados naturalmente a ser llevados. La posición vertical con el correcto soporte de piernas es la posición más deseable y es lo suficientemente amable como para no estresar el cuerpo de los bebés. Llevando u su bebé cerca del corazón, una madre no sólo estará eligiendo el método más benéfico y físicamente mejor de llevar a su bebé consigo, sino que también estará proveyéndolo del ambiente óptimo para su crecimiento psicológico y emocional.

Adaptación libre del texto de: Welcome Baby

 

 

¿Se puede portear en verano?

Verano

Una de las consultas más frecuentes en esta época del año (aquí en el hemisferio sur) es…¿Se puede portear en verano? Y la respuesta es así de corta y simple… ¡Claro que sí!

Ante todo nos gustaría recordar que los bebés pequeños siempre regulan mejor su temperatura en contacto piel a piel, sin importar el clima externo. Pero ese contacto directo piel a piel lo vamos a reservar para los ambientes climatizados. Cuando nos encontremos en el exterior y el clima sea caluroso intentaremos que siempre haya una capa de tela (preferentemente fibra natural). Volveremos sobre este tema más adelante.

La cuestión térmica es más bien una preocupación del adulto que portea y no del bebé. El bebé necesita brazos y contacto, sin importar el pronóstico metereológico. Por supuesto, podemos tomar ciertos recaudos para que sea cómodo y seguro.

En primer lugar, es importante elegir correctamente el portabebé. Un ejemplo concreto es el fular. Es mejor obviar los fulares muy gruesos y pesados, o con una composición pensada para los climas fríos. Los fulares elásticos (cuyos nudos en general llevan dos a tres capas de tela) suelen resultar calurosos para los meses de verano. En cambio, si elegimos fulares de tejidos livianos podemos usar nudos con un solo pase de tela sobre el bebé. Otra excelente opción para bebés pequeños es la bandolera de anillas: es liviana, tiene poca tela y fácil de adaptar a las distintas etapas evolutivas del bebé.

Para bebés mayores, el pouch es una buena alternativa, ya que también tiene poca tela y suele ser ideal para usar durante momentos cortos (por ejemplo para caminar por la playa). En cuanto a los portabebés de panel como la mochila ergonómica o el bei dai la realidad es que muchas personas refieren tener calor con ellos pero no dejan de ser la mejor elección para tramos largos y niños pesados.

Recuerden siempre elegir portabebés de fibras naturales ya que permiten que la piel del bebé respire y absorben mejor la transpiración.

Otra cuestión importante a tener en cuenta es qué ropa usar para portear en verano. Tanto la de quien portea como la del bebé. Es mejor elegir prendas de algodón u otras fibras naturales, son más frescas y livianas. En días demasiado calurosos el bebé bien puede ir sólo en pañal, siempre y cuando quien lo lleve tenga una ropa adecuada que absorba la transpiración (evitando el contacto piel a piel). Una buena alternativa es colocar un trozo de tela o toalla entre ambos cuerpos que se pueda retirar y cambiar cada vez que se humedezca. Además, dejemos sus pies descalzos: esto es imprescindible para que ellos regulen su temperatura corporal.

Por supuesto, no olvidemos cuidarlos del sol. ¡El portabebé no protege contra el sol! Sombreros y protector solar siempre a mano.

Además, podemos amamantar en el portabebé. Durante el verano los bebés maman más seguido para mantenerse hidratados.

Un extra: ¿Compro un portabebé para el agua? Otra pregunta bastante usual. Es muy importante tener en cuenta que no es seguro portear en aguas profundas. Pensemos que una profundidad (para nosotros) pequeña puede tapar por completo a un bebé pequeño si resbalamos y caemos. Además, si por algún motivo debemos ser rescatados la tarea del guardavidas se ve gravemente comprometida. Utilicemos portabebés con responsabilidad, siempre en orilla o en piscinas muy poco profundas.

Dicho esto, si bien hay portabebés especialmente pensados para este fin, tampoco son imprescindibles. Podemos usar portabebés a la cadera como la bandolera o el pouch (dependiendo el desarrollo madurativo del bebé). Son pequeños, se secan rápido, ocupan poco espacio, son rápidos de colocar y permiten “subir y bajar” fácilmente a los bebés que ya gatean o caminan.

¿Tenés dudas? Consultanos a info@crianzaenbrazos.com.ar. Brindamos consultoría en porteo en Argentina, Uruguay, Chile, Perú, Ecuador y México.

 

(*) Este post apareció por primera vez en Cangureando Porteo, de Noelia Schulz. Todos los derechos reservados.

Por qué portear en posición vertical

Juli

Fuente: BabyWearing Institute

Traducción libre de Noelia Schulz

La posición vertical es mejor para el desarrollo del cerebro del bebé, el desarrollo de la cadera (siempre con las piernas alrededor del cuerpo del adulto que portea [en posición “ranita”]), la respiración, el desarrollo de la columna vertebral y la visibilidad. Cuando te inclinás hacia adelante deberías poder fácilmente besar la frente del bebé. Cargarlo en forma vertical le permite al bebé mover su cabeza con facilidad sin tener que trabajar en contra de la fuerza de gravedad. Los bebés que son cargados verticalmente muestran mejor control de su cabeza antes que aquellos que son cargados en posición cuna, la cual es considerada una posición forzada.

Un portabebé debería darle al bebé el sentimiento de seguridad que otorgan los brazos. El portabebé necesita envolver al bebé con firmeza. Cuando te inclinás hacia adelante el bebé no debería despegarse de tu cuerpo; más bien ambos deberían moverse a unísono. Si el bebé cae sobre la tela tu portabebé necesita más ajuste.

Asegurate de que la cara de tu bebé esté siempre visible. Tomate tu tiempo para tensar frecuentemente la tela y controlar la respiración del bebé.
Los mejores portabebés para portear recién nacidos en posición vertical son los fulares de buena calidad (preferentemente tejidos) y las bandoleras de anillas (con cola abierta y anillas testeadas y de tamaño suficiente) porque en ellos la posición del bebé se sostiene firmemente dando soporte a todo el cuerpo. De este modo el bebé no puede encorvarse sobre sí mismo sino que está sujeto adecuadamente permitiéndole movimientos naturales sin que quede suelto dentro del portabebé. (…)

Cuando el bebé se sienta sin asistencia [por sí mismo] aun se pueden usar los fulares tejidos y las bandoleras de anillas, pero también los pouchs y los portabebés de panel como los bei dais, las mochilas ergonómicas y los onbuhimos.

El desarrollo del bebé necesita ser acompañado para evitar que el bebé adopte posturas forzadas. Portear en posición cuna se ha vuelto popular, sin embargo luego de la prohibición [en algunos países] de los portabebés de bolsa [ejemplos: “bandoleras” con bordes acolchados, costuras intermedias y anillas pequeñas] vemos una vuelta al porteo vertical. Por supuesto que es posible cargar al bebé en forma segura en posición de cuna, sin embargo, es importante monitorear constantemente al bebé, por lo tanto no es una posición que se pueda utilizar sin preocupación. Para aprender una posición cuna apropiada deberías consultar a un profesional en porteo. Tené en cuenta que la posición cuna es una posición forzada. El bebé no tiene control de su cabeza ni de los músculos para mover la cabeza, por lo cual las vías respiratorias podrían verse obstruidas o plegadas si el mentón del bebé cae sobre su pecho. El diseño de un portabebé de bolsa es tal que el bebé se enrolla sobre sí mismo con su barbilla sobre el pecho. No utilices portabebés de bolsa con recién nacidos. Si querés usar este tipo de portabebé usalo a la cadera, en forma vertical, cuando el bebé se siente por sí mismo, pero nunca en posición cuna.

Porteo vertical y el comienzo de la profesionalización del porteo

evolucion-ceb

Artículo original: Ergobaby (Traducción libre de Noelia Schulz)

Dra. Evelin Kirkilionis, 2 de febrero de 2011 

En su tesis doctoral la Dra. Evelin Kirkilionis brinda evidencia acerca de cómo los bebés humanos están adaptados para ser llevados debido a ciertos patrones de comportamiento, características fisiológicas y características anatómicas. Ella demuestra que los bebés están adaptados para estar siempre en contacto cercano a sus padres y ser llevados en posición erguida. Su investigación derrotó la opinión común de los años noventa en Alemania que indicaba que los bebés no deberían ser cargados en forma vertical antes de una edad en la cual se sienten por sus propios medios. Ella probó que los bebés están adaptados para ser porteados en posición vertical a horcajadas y en cuclillas. Y ella verificó que los niños porteados no sufren más a menudo de ninguna enfermedad asociada a su columna ni muestran ningún aumento de malas posturas respecto de niños que nunca fueron porteados. La actual información médica confirma su investigación. De hecho, algunos médicos fueron más allá y recomendaron a padres y enfermeros portear a los pequeños prematuros con resultados magníficos para sus chances de supervivencia (Anderson 1995, Ludington-Hoe,Golant 1994). Se encontraron excelentes resultados metabólicos y fisiológicos y menor susceptibilidad al estrés.

El porteo vertical previene la displasia de cadera pero, además, promueve el apego y el vínculo entre bebés y padres

Debido a las opiniones médicas en los noventa, los padres se sintieron obligados a portear a sus bebés durante las primeras semanas de vida en posición horizontal. Hoy día en Alemania esto ya no es común. Es usual cargar a los bebés en posición vertical incluso cuando los padres comienzan a portear desde el nacimiento. El principio de este cambio de actitud tuvo que ver con los resultados de la investigación de la Dra. Kirkilionis y su incansable trabajo en cooperación con parteras involucradas y otros porteadores comprometidos en la causa. Por sus publicaciones, conferencias y otras enseñanzas ella logró convencer a ortopedistas, pediatras y fisioterapeutas. Ella presentó argumentos sólidos y convincentes. Portear bebés en forma erguida significa también que ellos se encuentran en posición sentada, con las piernas separadas y en cuclillas. Sus mediciones demostraron claramente que las piernas de los bebés en esta posición se encuentran idealmente orientadas hacia las articulaciones de sus caderas. Las piernas estiradas, por otro lado, crean una presión desequilibrada de la cabeza del fémur en el acetábulo, que puede aplanarse más y más. El porteo apropiado promueve el desarrollo saludable de la articulación de la cadera y previene la displasia de cadera. Esta posición de las piernas del bebé se adecúa exactamente a la información que hallamos en la literatura médica sobre displasia de cadera.

Sin embargo, esto no es cierto para todos los portabebés. La Dra. Kirkilionis probó varias marcas disponibles en Alemania. Algunas no cumplieron con los requerimientos anatómicos del bebé. Por supuesto, un uso inapropiado del fular también podría promover una mala postura en el bebé. Los padres se deben familiarizar con las posiciones de porteo adecuadas. El desconocimiento significa, por un lado, riesgo de accidentes y, por otro, perder las ventajas físicas del buen porteo.

E. Kirkilionis resumió sus descubrimientos en un libro llamado “Un bebé quiere ser cargado”, en el cual describe las diferentes maneras en que un bebé puede ser cargado y en cuales no. Además, ella listó los aspectos a considerar a la hora de comprar un fular u otro portabebé de tela suave.

El libro describe todos los aspectos positivos del porteo y considera en detalle las ventajas para bebés y padres. Los bebés perciben a sus padres con todos sus sentidos, lo cual estimula especialmente su desarrollo sensorial y motor y su percepción. Debido al contacto cercano, los padres comprenden las señales del bebé más fácilmente y pueden reaccionar responsivamente y con sensibilidad, lo cual promueve el apego seguro.

Hay diferentes modos de cargar a un bebé y hay diferentes calidades de portabebés.

El comienzo de este “movimiento a favor del porteo” estuvo determinado por el sentimiento positivo del contacto, lo cual estimuló a los padres a compartir su experiencia con otros. En sus comienzos tuvieron que pelear contra muchos prejuicios. Las creencias sobre la falta de oxígeno, los daños cerebrales y espinales, por ejemplo, hicieron que muchos padres  cargaran a sus bebés en posición horizontal. Todos estos puntos fueron refutados y cada vez se hizo más común portear a los bebés en vertical. Este tipo de porteo es más conveniente para los padres, dado que permite tener las manos libres y la espalda de los padres se tensa menos porque el bebé se encuentra cerca del cuerpo del adulto.

La Dra. Evelin Kirkilionis estudió Biología y Etología Humana y trabajó con la temática del porteo de bebés y las necesidades básicas de los niños por más de 20 años.

10 beneficios del porteo ergonómico para la persona adulta

Fotologo

Cuando hablamos de porteo ergonómico, seguro y respetuoso nos referimos a portear a nuestros bebés y niños/as sin riesgos, respetando su anatomía, fisiología y etapa evolutiva. Sin embargo, el buen porteo, además, tiene en cuenta las necesidades de la persona adulta. ¿Lo sabías?

En este post, 10 razones por las cuales portear en forma ergonómica tiene grandes beneficios también para vos.

1. Cuida tu cuerpo y evita dolores. Portear en forma ergonómica no altera el centro de gravedad del adulto sino que “promedia” ambos centros, encontrando uno nuevo. De esta manera se evitan dolores asociados a cargar peso de manera desequilibrada, entre otros beneficios.
2. Fortalece tus músculos progresivamente. Espalda, abdominales y suelo pélvico se ven fortalecidos en forma gradual a medida que el peso del bebé aumenta. Es aun mejor comenzar a portear desde el nacimiento para que este ejercicio sea paulatino.
3. Mejora tu postura. Un buen portabebé, además, favorece la correcta higiene postural, previniendo dolores lumbares y cervicales.
4. Es “manos libres”. Portear brinda al bebé el contacto que necesita al mismo tiempo que te permite “recuperar” los brazos y realizar actividades de la vida cotidiana en forma cómoda y segura.
5. Amplía tus posibilidades de acceso. Utilizar un portabebé te permite evadir gran parte de los obstáculos a los que se enfrenta un cochecito tanto en la ciudad como en la naturaleza. Falta de rampas, veredas desparejas, puertas demasiado angostas, caminos en subida, arena, etc.
6. Te permite atender más rápido a tu bebé. El contacto continuo facilita la atención temprana de sus necesidades, disminuyendo sus niveles de estrés y contribuyendo a que se sienta seguro/a y relajado/a. Por ejemplo, el bebé no necesitará llorar para hacerte saber que tiene hambre: ante los primeros indicios ya podrás atenderlo/a.
7. Reduce las posibilidades de sufrir depresión posparto. Portear asegura al bebé encontrarse en su hábitat natural (el cuerpo de su madre), el cual está fisiológicamente preparado para un contacto continuo. El equilibrio endocrino generado por este contacto, una suma de oxitocina y prolactina, reduce las probabilidades de sufrir depresión luego del parto.
8. Favorece el vínculo. Llevar muy cerca a tu bebé mejora la interacción con él o ella y te permite conocerlo/la más rápido, saber sus preferencias y entender sus necesidades.
9. Ayuda a las familias con más de 1 hijo. El porteo es una herramienta excelente para familias con niños/as más grandes ya que el portabebé permitirá atender a los/as mayores sin desatender al/la más pequeño/a.
10. Es ecológico, económico y sustentable. Los portabebés ergonómicos están realizados con materiales reciclables y renovables y son muchísimos más accesibles que un cochecito de bebé. Además, son cada vez más las marcas locales que apuestan al comercio justo y al trabajo artesanal.
Nota adicional: si estás dentro del período de posparto inmediato, hay recaudos importantes al tener en cuenta cuando porteás.
¿Tenés dudas? ¡Consultanos! Esperamos tu contacto a info@crianzaenbrazos.com.ar.
Autora: Noelia Schulz. Este artículo perteneció originalmente al blog Cangureando. Todos los derechos reservados.