Porteo vertical y el comienzo de la profesionalización del porteo

evolucion-ceb

Artículo original: Ergobaby (Traducción libre de Noelia Schulz)

Dra. Evelin Kirkilionis, 2 de febrero de 2011 

En su tesis doctoral la Dra. Evelin Kirkilionis brinda evidencia acerca de cómo los bebés humanos están adaptados para ser llevados debido a ciertos patrones de comportamiento, características fisiológicas y características anatómicas. Ella demuestra que los bebés están adaptados para estar siempre en contacto cercano a sus padres y ser llevados en posición erguida. Su investigación derrotó la opinión común de los años noventa en Alemania que indicaba que los bebés no deberían ser cargados en forma vertical antes de una edad en la cual se sienten por sus propios medios. Ella probó que los bebés están adaptados para ser porteados en posición vertical a horcajadas y en cuclillas. Y ella verificó que los niños porteados no sufren más a menudo de ninguna enfermedad asociada a su columna ni muestran ningún aumento de malas posturas respecto de niños que nunca fueron porteados. La actual información médica confirma su investigación. De hecho, algunos médicos fueron más allá y recomendaron a padres y enfermeros portear a los pequeños prematuros con resultados magníficos para sus chances de supervivencia (Anderson 1995, Ludington-Hoe,Golant 1994). Se encontraron excelentes resultados metabólicos y fisiológicos y menor susceptibilidad al estrés.

El porteo vertical previene la displasia de cadera pero, además, promueve el apego y el vínculo entre bebés y padres

Debido a las opiniones médicas en los noventa, los padres se sintieron obligados a portear a sus bebés durante las primeras semanas de vida en posición horizontal. Hoy día en Alemania esto ya no es común. Es usual cargar a los bebés en posición vertical incluso cuando los padres comienzan a portear desde el nacimiento. El principio de este cambio de actitud tuvo que ver con los resultados de la investigación de la Dra. Kirkilionis y su incansable trabajo en cooperación con parteras involucradas y otros porteadores comprometidos en la causa. Por sus publicaciones, conferencias y otras enseñanzas ella logró convencer a ortopedistas, pediatras y fisioterapeutas. Ella presentó argumentos sólidos y convincentes. Portear bebés en forma erguida significa también que ellos se encuentran en posición sentada, con las piernas separadas y en cuclillas. Sus mediciones demostraron claramente que las piernas de los bebés en esta posición se encuentran idealmente orientadas hacia las articulaciones de sus caderas. Las piernas estiradas, por otro lado, crean una presión desequilibrada de la cabeza del fémur en el acetábulo, que puede aplanarse más y más. El porteo apropiado promueve el desarrollo saludable de la articulación de la cadera y previene la displasia de cadera. Esta posición de las piernas del bebé se adecúa exactamente a la información que hallamos en la literatura médica sobre displasia de cadera.

Sin embargo, esto no es cierto para todos los portabebés. La Dra. Kirkilionis probó varias marcas disponibles en Alemania. Algunas no cumplieron con los requerimientos anatómicos del bebé. Por supuesto, un uso inapropiado del fular también podría promover una mala postura en el bebé. Los padres se deben familiarizar con las posiciones de porteo adecuadas. El desconocimiento significa, por un lado, riesgo de accidentes y, por otro, perder las ventajas físicas del buen porteo.

E. Kirkilionis resumió sus descubrimientos en un libro llamado “Un bebé quiere ser cargado”, en el cual describe las diferentes maneras en que un bebé puede ser cargado y en cuales no. Además, ella listó los aspectos a considerar a la hora de comprar un fular u otro portabebé de tela suave.

El libro describe todos los aspectos positivos del porteo y considera en detalle las ventajas para bebés y padres. Los bebés perciben a sus padres con todos sus sentidos, lo cual estimula especialmente su desarrollo sensorial y motor y su percepción. Debido al contacto cercano, los padres comprenden las señales del bebé más fácilmente y pueden reaccionar responsivamente y con sensibilidad, lo cual promueve el apego seguro.

Hay diferentes modos de cargar a un bebé y hay diferentes calidades de portabebés.

El comienzo de este “movimiento a favor del porteo” estuvo determinado por el sentimiento positivo del contacto, lo cual estimuló a los padres a compartir su experiencia con otros. En sus comienzos tuvieron que pelear contra muchos prejuicios. Las creencias sobre la falta de oxígeno, los daños cerebrales y espinales, por ejemplo, hicieron que muchos padres  cargaran a sus bebés en posición horizontal. Todos estos puntos fueron refutados y cada vez se hizo más común portear a los bebés en vertical. Este tipo de porteo es más conveniente para los padres, dado que permite tener las manos libres y la espalda de los padres se tensa menos porque el bebé se encuentra cerca del cuerpo del adulto.

La Dra. Evelin Kirkilionis estudió Biología y Etología Humana y trabajó con la temática del porteo de bebés y las necesidades básicas de los niños por más de 20 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s