El control cefálico, el porteo y la curiosidad en el primer trimestre de vida

preanudado-con-cuellito

¿Qué es el control cefálico? El control cefálico es una destreza básica para el desarrollo de nuestros bebés que se adquiere durante los tres primeros meses de vida. Cada bebé a su tiempo y sin necesidad de que realicemos ninguna estimulación en particular, siempre y cuando el desarrollo de nuestros hijos no se encuentre afectado por lesiones, patologías etc.

Para poder alcanzarlo, los músculos del cuello y la espalda deben encontrarse listos para sostener el peso de la cabeza; y, teniendo en cuenta que a esa edad la misma representa un tercio del peso total, claramente nos encontramos frente a una tarea ardua.

Durante los 9 meses de gestación uterina nuestros hijos vivieron en un medio líquido, sin el peso sobre los músculos que ejerce la fuerza de gravedad, con un repertorio limitado
de movimientos y encapullados en un patrón flexor generalizado (lo que llamamos posición fetal). Luego del parto, sus músculos comienzan a ejercitarse por el solo hecho de resistir sobre sí mismos la fuerza de gravedad ,por diferentes reflejos y reacciones que traemos al nacer, esto ya es una tarea grande que hace trabajar a nuestro cuerpo.

Al mismo tiempo, la visión no se encuentra completamente desarrollada. Sólo alcanza aproximadamente hasta el rostro de mamá al tomar la teta (unos 30 cm) y va desarrollándose lentamente. Pero durante todo este periodo, los ojos no se mueven independientemente de la cabeza, por ello giran su cuello cuando desean dirigir la mirada hacia un estímulo.

Conociendo toda esta información, entendemos por qué es tan importante utilizar con nuestros hijos recién nacidos portabebés que brinden un buen sostén cefálico. A pesar de que muchas veces creemos que esta destreza está alcanzada porque nuestro hijo sostiene de a ratos su cabeza, es muy importante entender que éste es un proceso gradual, que requiere de mucha fuerza física y sensorial de parte de nuestros hijos.

Cuando nos encontramos con un bebé curioso que desea hacer seguimiento visual de los estímulos del entorno, debemos pensar que esto no quiere decir que esté listo para afrontar el esfuerzo de sostener en forma independiente el peso de su cabeza por periodos largos. Por otro lado, cuando comienza a tirar su cabeza hacia atrás, arqueando su espalda, antes de suponer que está listo para dejar su cabeza libre, debemos revisar
algunos puntos tales como:

  • que no tenga pantalón con pie incluido (o cualquier ropa que genere tensión o presión en sus pies), en algunos casos este estímulo genera que el bebé comience a arquearse o estirar sus piernas (reflejo de marcha).
  • que el portabebe esté haciendo realmente un buen ajuste punto por punto, ya que
    pueden estar apareciendo reflejos por la sensación física de inseguridad (si tenés dudas sobre tu portabebé no dejes de escribirnos).
  • que no haya otras necesidades insatisfechas como hambre, pañal sucio, o necesidad de escuchar la voz de mamá / papá, etc.
  • que alguna parte del portabebé no esté molestando en la cabeza.

Si a pesar de controlar todos estos puntos, como mamá / papá sentís que tu hijo necesita
poder ampliar su campo visual y aún no ha adquirido el control cefálico, entonces podés brindarlo con tus manos, sosteniendo su zona cervical.

 

María Fernanda Iroume
Alumna de Crianza en Brazos Escuela de Porteo. Terapista Ocupacional. Estimuladora Temprana. Mamá de Azul, Franco y Fidel. Me desempeño en el área de Rehabilitación Física Pediátrica y Estimulación Temprana. Acompaño al niño y su familia en el proceso de mejorar su calidad de vida, fomentando la parentalidad intuitiva y la crianza respetuosa.

Bibliografía: Millani-Comparetti A. (1.963): Develop Med Child Neurol. 5:159-164.

Anuncios