¿Cuáles son las diferencias entre fular elástico, semielástico, rígido y tejido?

Los fulares son telas largas que se anudan para ser utilizadas como portabebés. Los encontramos en distintos largos y de diferentes composiciones. En este post resumimos las características principales de cada tipo.

FularElastico

Fulares elásticos y semielásticos

Características: se trata de una tela larga y elástica (aproximadamente 5 metros de largo x 50 cm de ancho, en Argentina, unos 65 cm en otros países). El fular elástico cede en ambas direcciones, mientras que el semielástico sólo cede en una (en general, en el ancho, siendo rígido a lo largo). En ambos casos es ajustable a variadas contexturas físicas, por lo cual puede ser utilizado por diferentes personas. Las telas utilizadas en Argentina suelen ser algodón con lycra ó algodón con elastano (fulares elásticos) y jersey de algodón o interlock (para los semielásticos). Estos portabebés se pueden usar desde el nacimiento. Los fulares elásticos soportan hasta unos 9 a 10 kilos de peso máximo, y los semielásticos apenas algo más, unos 10 a 11 kilos (siempre y cuando sean telas de buena calidad). A mayor peso del bebé, menos soporte y más rebote.

Nivel de dificultad: bajo a medio. Dependiendo del nudo, es bastante fácil de utilizar, sumamente confortable, y además permite preanudado, para poder sacar al bebé y luego volverlo a poner sin necesidad de deshacer el nudo.

Usos: permite una buena variedad de nudos, al frente o cadera, pero su elasticidad lo limita en cuanto a los pases de tela requeridos para soportar mayor peso. No recomendamos utilizarlo a la espalda, a menos que lo haga una persona experta en porteo.

 

FularRigido

Fulares rígidos y tejidos

Características: el fular rígido (también llamado “casero” en otros países) es una tela larga que no cede a lo largo ni a lo ancho (en general, 5 metros de largo x 70 cm de ancho). Según la disponibilidad de telas en Argentina, suelen ser de lienzo o brin de algodón. A diferencia de los “tejidos”, estas telas no están expresamente pensadas para portear y muchas veces llevan más “doma” y se “clavan” más en el cuerpo del adulto. Los fulares tejidos, por otro lado, están confeccionados en telar y pensados específicamente para portear. Poseen un cierta elasticidad mínima a la diagonal y otras características que permiten brindar mucho más soporte y comodidad al porteador y al bebé. Algunos de estos tejidos son: sarga quebrada, sarga diamante, jacquard, entre otros. Ambos tipos de fular son ajustables a variadas contexturas físicas, aunque los tejidos poseen mayor versatilidad porque pueden ser adquiridos en distintas medidas según la necesidad. Además, la composición de sus telas también es variada. Más info acá. Todos los fulares rígidos y tejidos se pueden usar desde el nacimiento y hasta que se desee, según la comodidad (que lo dará el tipo de tela).

Nivel de dificultad: medio a alto, ya que requiere más práctica y técnica en el ajuste, aunque hay nudos muy simples. Al requerir menos pases de tela en los nudos resulta una opción más fresca. Muchas veces la doma y el ajuste son dificultosos por tratarse de telas no pensadas expresamente para portear.

Usos: son los portabebés más versátiles. Permiten una gran cantidad de nudos al frente, cadera y espalda, y de 1 a 3 capas de tela de acuerdo a la necesidad.

 

¿Necesitás más info o asesoramiento en porteo? Hacé click acá o contactanos a info@crianzaenbrazos.com.ar. También podés sumarte a nuestro grupo de Facebook.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s