Porteo durante el embarazo

El porteo durante el embarazo es posible, siempre y cuando se realice con cuidado, seguridad y responsabilidad. Debemos recordar que estamos cuidando los cuerpos de tres personas: el de nuestro hijo/a mayor, el del bebé que se está gestando y el propio cuerpo.

Como en cualquier condición de porteo ergonómico, también en el embarazo va a ser mejor para nuestro cuerpo usar un portabebé ergonómico que levantar a nuestro hijo/a mayor en brazos. Si tenemos un pequeño/a que sabemos que aún pide brazos y necesita en estos momentos de un mayor contacto con mamá, sería bueno considerar el porteo como herramienta útil.  Seguramente sea más fácil si ya porteábamos con anterioridad. Si no lo hacíamos, la recomendación será comenzar con mucho cuidado y de a momentos breves, sin exigirnos demasiado.

¿Qué debemos tener en cuenta?

En principio diremos, en líneas generales, que el embarazo debe ser de curso normal y sin riesgos. Ante el menor dolor o molestia (no sólo a nivel embarazo, sino cualquier molestia del cuerpo), sugerimos suspender el porteo y consultar al médico o profesional idóneo que acompañe el embarazo. En caso de tener que suspender o reducir el tiempo de porteo, será importante conversarlo con el pequeño/a y, en la medida de nuestras posibilidades, involucrar a nuestra pareja o a otra persona que nos acompañe y pueda tomar turnos de porteo.

Durante los primeros meses seguramente pocas cosas cambien en nuestro cuerpo. Sin embargo, algunas embarazadas refieren estar muy cansadas o sufrir malestares, por lo cual deberemos considerar nuestra energía y bienestar a la hora de portear un bebé o niño/a pequeño.

Más avanzado el embarazo, se producen cambios notables en el centro de gravedad (con el aumento de peso y de volumen del útero). Deberemos tener mucho cuidado al alzar en brazos a nuestro hijo/a, cuidando la postura y el foco de la fuerza. También es importante que sepamos que portear no será igual que antes y que hay que prestar mucha más atención al caminar o cambiar de postura, para no tropezar y evitar caídas.

¿Cómo portear?

Puede que en las primeras semanas de embarazo el porteo delante no nos moleste, pero no es lo más recomendable. Si lo vamos a realizar, intentar que sea con un fular rígido/tejido y utilizando un nudo que genere la menor presión posible en la zona abdominal, como por ejemplo un nudo canguro.

nudo canguro panza

Nudo canguro delante con fular tejido, al comienzo del embarazo.

A medida que la panza va creciendo, se puede probar portear a la cadera. Es una opción segura y cómoda, al menos al comienzo y para momentos breves de porteo (sobre todo si nuestro peque mayor pesa lo suyo), intentando llevar el niño/a un poco más arriba que lo habitual.  A la cadera podemos portear con bandolera o fular rígido/tejido, o con un pouch, aunque la falta de ajuste preciso en este portabebé hará que sea menos cómodo.

Nudo poppins a la cadera con fular tejido. Bandolera de anillas a la cadera.

Durante todo momento en el embarazo, lo más recomendable va a ser portear a la espalda. Podremos portear con fular rígido/tejido, mochila, bandolera, onbuhimo, meitai, siempre buscando anudar o abrochar lo más alto posible y no sobre el abdomen. Lo mejor sería usar la mochila sin cinturón, un onbuhimo, fular nudo doble hamaca, canguro a la espalda, con acabados tibetanos, mediante anillas o cualquier acabado de otro nudo que no presione en la cintura.

Mirá este video para portear con mochila ergonómica (del canal De Monitos y Risas):https://www.youtube.com/watch?v=q_vvHTCwZ4g . Podés ver el post original en su blog, aquí:http://blog.monitosyrisas.com/porteo-facil-mochila-sin-cinturon-a-la-espalda/

Uno de los artículos más completos sobre porteo durante el embarazo: http://www.kangura.com/embarazo-y-porteo.html?sl=ES

 

—————–

Post original en: http://kuyuporteo.blogspot.com.ar/2016/07/porteo-durante-el-embarazo.html 

Anuncios

Fulares Prearmados: Errores Frecuentes y Buena Postura

Durante este último año los fulares prearmados se han hecho muy populares en Argentina, convirtiéndose en una buena opción para aquellas familias con miedo a los nudos del fular tradicional. Lo cierto es que aun con sus limitaciones (van por talle según el adulto, sólo permiten ser usados en una posición y alrededor de los 8 kilos dejan de ser funcionales) han ganado terreno y son muchos los padres que los eligen.

En este post te planteo los errores más frecuentes al utilizarlos y cómo lograr una buena postura según la edad de tu bebé.

Espalda mal colocada: La espalda del fular prearmado es de tela rígida, similar a un chaleco. Es un error muy común que esta tela se vea desde el frente. Para evitar este problema antes de poner al bebé debemos colocar bien el potabebé y cubrir nuestra espalda con la tela.

Prearmado01

Bebé colgando (o asiento deficiente) + ropa inapropiada para portear: No sólo es necesario desplegar la tela elástica sobre el cuerpo del bebé, además debemos colocar correctamente su pelvis y subir bien sus rodillas, logrando una adecuada posición de “ranita”. Respecto de la ropa: los pantalones con pie incluido (llamados también enteritos, ositos o ranitas) dificultan la posición correcta de pelvis y cadera al tiempo que llevan presión sobre los pies del bebé; por lo cual no son adecuados para portear.

Prearmado02

Tela insuficientemente desplegada: No cubrir en forma pareja la espalda del bebé es, sobre todo, peligroso y da, además, un soporte inadecuado a su columna vertebral.

Prearmado03

Espalda colocada correctamente: Antes de colocar al bebé ubicar en forma correcta la espalda del fular prearmado.

Prearmado05

Posición correcta para recién nacidos y bebés pequeños: Tela adecuadamente desplegada sobre su cuerpo, sin arrugas. Ambas bandas elásticas abarcando la apertura de rodilla a rodilla y toda la espalda. Pelvis basculada. En el caso de recién nacidos, respeto por su apertura fisiológica (los empeines del pie apoyan contra el cuerpo del adulto) y buen soporte de cabeza/ cuello. Para lograr esto es posible que debamos utilizar la banda adicional, tensando la tela sobre la zona cervical, dado que el prearmado por su diseño no provee tensión en la misma. Ropa sin pie incluido. Cabeza reposando sobre el pecho, cubierta en lo posible por tela. Vías respiratorias despejadas. Bebé a un beso de distancia, en posición erguida.

Prearmado04

Utilización en bebés mayores: Para la etapa más activa (bebés mayores a 3 meses) sugiero dejar brazos por fuera y utilizar siempre la banda extra colocándola debajo de las axilas, cruzando atrás y anudando bajo la cola del bebé. Para reforzar aun más el asiento podemos pasar sobre sus corvas y anudar en el medio.  Pelvis basculada, rodillas bien altas, apertura ergonómica de 90/100°. Cola del bebé ubicada a la altura del ombligo del adulto. Correcta tensión en la tela de la espalda (tensionar sin temor). En caso de que el bebé se duerma cubrimos sus brazos desplegando más las bandas cruzadas y su cabeza con alguno de los tirantes de los hombros.

Prearmado06

Texto original en: http://cangureandoporteo.blogspot.com.ar/2016/06/fulares-prearmados-errores-frecuentes-y.html 

Porteo Adaptado a Todos

Captura.PNG

Creemos firmemente que el porteo es una herramienta adaptable a la gran mayoría de las personas. Padres o niños con discapacidades o con condiciones específicas de salud han logrado portear de manera exitosa, vivir una experiencia inigualable y moverse con autonomía y confianza, solventando muchas veces dificultades y restricciones.

Como Asesoras de Porteo contamos con experiencia en porteo en adultos con discapacidades visuales, adultos con dificultades motoras, bebés con patologías como la Encefalopatía Crónica No Evolutiva (ECNE), el Síndrome de Down, el pie bot (equinovaro, zambo), bebés con condiciones como displasia de cadera, hipotonía muscular o distonía muscular, entre otras.

¿Te gustaría portear pero tenés dudas? ¡Intentalo! Siempre habrá un portabebé ideal para vos y él o ella, sólo es cuestión de encontrarlo.

Para saber más recomendamos leer a Mercedes Granda (España), experta en el tema:

Porteo y agenesia

Portear con escoliosis o problemas de espalda

Portabebés y necesidades especiales: salvadores y amigos

Porteo y Síndrome de Down

Portear al bebé con Síndrome de Down

Y necesitás ayuda por favor contactanos haciendo click acá.

Movimiento Libre y Porteo

www-pinterest-com

¿Qué es el movimiento libre? “Se podría decir que el Movimiento Libre consiste en dejar que el bebé se mueva libremente y sin intervención del adulto. El movimiento se da de forma espontánea y autónoma. Al bebé/niño/a no se le coloca en ninguna posición a la que no haya llegado por sí mismo/a (salvo la inicial boca arriba) y en ningún caso se le exige, anima o incentiva a que realice ningún movimiento ni logre ninguna posición.” (Teta-à-Porter).

Fue la pediatra húngara Emmi Pikler quien investigó durante toda su vida las etapas del desarrollo motriz infantil y el bienestar físico, afectivo y psíquico de los bebés y a quien le debemos importantes descubrimientos relativos al desarrollo de la motricidad global del bebé que apuntan a favorecer el movimiento libre. De este trabajo se desprende su libro “Moverse en libertad. Desarrollo de la motricidad global” de 1969.

¿Cómo se conjuga la libertad de movimiento con el porteo? Emmi Pikler elaboró su trabajo dentro de un contexto de niños institucionalizados y no escribió específicamente sobre porteo. Aun así, consideramos que la Crianza en Brazos es totalmente compatible con el libre movimiento.

Cuando hablamos de Porteo Ergonómico, Seguro y Respetuoso estamos hablando de respeto por las etapas del desarrollo del niñoEsto significa no forzar posturas. El ajuste “punto a punto” en recién nacidos y bebés que aun no alcanzaron la verticalización por sí mismos apunta, justamente, a no llevar peso a una estructura ósea aun inmadura. El peso es soportado por el portabebé y el cuerpo del adulto; mientras que la posición acuclillada protege las cervicales, la columna y la cadera del bebé.

Como bien dice Romina Pérez Toldi, de Teta-à-Porter: “Siempre que el porteo sea ergonómico y seguro no existe el conflicto con el movimiento libre y la actividad autónomaPromover y respetar la capacidad autónoma del bebé también implica que sea él el que marque los tiempos de movimiento libre (y suelo) o de brazos según quiera y/o necesite.”

Si estás interesad@ en el Porteo Vertical te recomendamos este post.

Para más información sobre Movimiento Libre:

Grupo de Facebook Creciendo con Emmi Pikler – Movimiento en libertad

Movimiento Libre y Vida Cotidiana

Movimiento Libre y Actividad Autónoma

¿Por qué no portear al bebé mirando hacia adelante?

Muchos portabebés no ergonómicos proponen la posibilidad de cargar al bebé al frente y mirando hacia adelante. Sin embargo, no son los únicos, ya que hemos visto imágenes de este tipo de porteo en algunos sitios de venta de portabebés ergonómicos. Esto lleva a una confusión sobre lo que verdaderamente es un porteo ergonómico, seguro y respetuoso del cuerpo del bebé y de quien lo carga.

Quisiéramos dejarles, a continuación, un extracto de un artículo publicado en la página de Boba (http://www.boba.com/blog/nine-reasons-not-to-carry-your-baby-facing-out) que nos parece muy importante para compartir.

 

“Cargar a tu bebé mirando hacia delante…

 

1) No provee apoyo a las piernas del bebé.

Las piernas del bebé deberían ir al menos al nivel de la cadera, o más arriba. Esto sólo es posible si la tela de un portabebé cubre todo a la región posterior del muslo hasta la parte trasera de la rodilla, o si el portabebé tiene estribos. Cuando el bebé va mirando hacia fuera con sus piernas sin apoyo, no sólo sus piernas van colgando sino que su columna y sus caderas también carecen de soporte y simplemente no hay lugar donde el bebé pueda “sentarse”.

Según una investigación médica realizada por el Instituto Internacional de Displasia de Cadera, los portabebés que soportan  la región superior de las piernas favorecen el correcto desarrollo de la cadera. Aquellos que promueven el porteo mirando hacia el frente no proveen soporte para las caderas. Los bebés ya diagnosticados con displasia de caderas deberían evitar los portabebés que van hacia el frente.

 

2) Hace que sea difícil para el porteador llevar al bebé.

Es mucho más difícil cargar algo que se curva en dirección contraria a tu cuerpo que algo que lo abraza. Al portear al bebé mirando hacia delante, el porteador tiene una carga incómoda y generalmente termina arqueando su espalda para compensar. Los cuerpos de los bebés se adaptan naturalmente a ser porteados hacia el cuerpo de quien los lleva.

 

3) Coloca al bebé en una posición arqueada que ejerce presión en su columna vertebral.

Extender la espalda (arqueándola como después de una siesta), no es algo dañino ni malo en sí mismo. El problema se presenta cuando se comprime una lordosis bajo cierto peso. Colocar un bebé en un portabebé que lo lleve de frente y mirando hacia delante extiende la curvatura convexa natural de su columna en una posición de lordosis. Sin tener nada a lo que aferrarse, con músculos abdominales débiles, y hombros retraídos, la pelvis del bebé se posiciona hacia atrás y es obligada no sólo a soportar el peso de su propio cuerpo, sino también a absorber la fuerza de cada paso del porteador. Todo esto sobre su pequeña y comprometida columna.

 

 

4) Coloca presión excesiva en la ingle y puede irritar el interior de los muslos del bebé.

La irritación por roce no es divertida. Estar suspendido por sus partes más sensibles no es lo ideal para los bebés, en especial para los varones pequeños.

 

5) Puede sobreestimular al bebé.

Los bebés pueden mirar a su padre/madre y aún así experimentar el mundo a su alrededor a su propio ritmo. Para un niño/a pequeño/a es muy fácil sentirse abrumado.

 

6) No le brinda soporte en la cabeza o el cuello del bebé.

Puede producirse asfixia en esta posición cuando el bebé aún no es capaz de sostener bien su cabeza ya que ésta tiende a irse hacia adelante y obstruir, de esta manera, las vías respiratorias cuando el mentón se apoya en el pecho. Por este motivo, los bebés pequeños nunca deberían ir en esta posición. La Comisión estadounidense de Seguridad de Productos, recientemente aprobó una ley que establece que en las etiquetas de los portabebés es obligatoria una leyenda que indique que los bebés no deben colocarse mirando hacia el frente hasta que tengan control en el cuello y cabeza. Esta ley no se extiende al caso en que los bebés se duerman, momento en el que tampoco controlan el cuello o cabeza.

 

7) Hace que la regulación de la temperatura sea más difícil.

La posición que un bebé adquiere cuando está apoyado en el pecho de su porteador es más eficiente para conservar el calor que cuando están mirando hacia al frente, con el pecho descubierto. Busca más información sobre los beneficios de las madres canguro y la termorregulación. Las células lipídicas del bebé están presentes en mayor cantidad en la espalda que en el frente.

 

8) hace más complicada la respuesta inmediata a las necesidades del bebé.

Sin el contacto visual, resulta difícil comunicarse con el bebé, controlar que respire correctamente, notar si regurgita, y estar al tanto de sus necesidades. Algunos estudios indican que incluso los cochecitos que llevan al bebé mirando hacia adelante interfieren con la habilidad de interactuar con el bebé y responder a sus necesidades.

 

9) Desplaza el centro de gravedad del bebé.

A menudo, el porteador de manera intuitiva ofrecerá el dedo índice al bebé para que éste se agarre y se sienta más estable, o tratará de sostener las piernas del bebé llevándolas hacia arriba. Sin un asiento correcto y nada donde sostenerse, resulta muy difícil para el bebé no arquear la espalda por el peso de su propio cuerpo.

 

10) No es bueno tampoco para la espalda del porteador.

Llevar a un pequeño, con la columna vertebral encorvada, de seguro conllevará dolor de la parte baja de la espalda.

Llevar a un bebé mirando hacia el frente no es la mejor opción, no es lo ideal. Abrazar a tu bebé, o permitir que él/ella lo haga, es a lo que está adaptado y es lo que hará naturalmente.”

Para poder portear con seguridad a aquellos bebés que quieren mirar todo y satisfacer la curiosidad propia de su edad, recomendamos portear con fular, bandolera o mei tai a la cadera o a la espalda (siempre respetando su etapa de desarrollo y buscando lo más adecuado), ya que son posiciones que sí respetan el desarrollo físico y psicológico del bebé.

 

Artículo traducido y publicado en: http://kuyuporteo.blogspot.com.ar/2015/11/por-que-no-portear-al-bebe-mirando.html